CENTRO DE ESTUDIOS WILHELM REICH

INVESTIGACIÓN, FORMACIÓN, BIOTERAPIA

domingo, 3 de septiembre de 2017

Primera parte. Significación científica y política de Wilhelm Reich

Resultado de imagen para wilhelm reich en la guerra fría

Political and scientific signification of Wilhelm Reich

Jorge Veraza Urtuzuástegui*

* Doctor en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México. Profesor de tiempo completo en la licenciatura de Psicología Social en la UAM–Iztapalapa. Correo electrónico: <jorgeveraza@yahoo.com.mx>.

Artículo recibido el 25 de septiembre de 2007.
Aceptado el 15 de agosto de 2008
.

Resumen
Este ensayo enlista, tematiza y resignifica los aportes científicos, terapéuticos y políticos de Wilhelm Reich (1897–1957). Parte del año de 1933, fecha en la que se publicó Psicología de masas del fascismo, pues esta obra es el gozne o la bisagra de la significación científica y política de Reich. Por ello, este texto sigue un camino inverso a las dos corrientes reichianas actuales —una terapeutista y otra politicista—: establece cómo es que desde la psicología de masas del fascismo se puede plantear la unidad de la obra científica y política de Reich. Esto queda demostrado en el su último libro importante: El asesinato de Cristo (1953).
Palabras clave: fascismo, fascismo rojo, análisis de resistencias, función del orgasmo, relación líder–masas, plaga emocional, principio de muerte, masoquismo, energía nuclear, energía orgón, ecología, política.

Abstracts
The essay enumerates, assembles and gives a new meaning to the scientific, therapeutic and political contributions of Wilhelm Reich (1891-1957). It starts in 1933, the year that Mass psychology of fascism was published. On account of this work being the hinge of the author's scientific and political importance. In this manner, the essay follows the inverse path of the two actual reichian trends: the therapeuthist and the politicists; it establishes how from Mass psychology of fascism we can state the unity in as much scientific as political of Reich's work. In the way it is demonstrated in his last important work The murder of Christ.
Key word: fascism, red fascism, resistances analysis, orgasm function, mass–leader relationship, emotional plague, principle of death, masochism, nuclear energy, Orgon energy, ecology, politics.

En 2007 se cumplieron 50 años de la muerte, en prisión, de Wilhelm Reich, quien fue recluido de forma injusta por la Federal Drug Administration (FDA). Para establecer los hitos científicos y políticos del multilateral y, a la vez, el unitario aporte reichiano, no seguiremos un orden cronológico. Partiremos del aporte político y científico más relevante para el presente: su Psicología de masas del fascismo. Esta investigación se publicó en 1933, en plena ascensión de Adolfo Hitler al poder mediante el voto popular del pueblo alemán, con los obreros en primera línea. Luego revisaremos en orden regresivo los aportes científicos y políticos anteriores —tanto la crítica a la pulsión de muerte freudiana como su aporte a la terapia y al análisis del carácter— que sirvieron de premisa a esa obra decisiva de psicología social. Por ahí nos alejaremos de 1933, para explorar los trabajos de Reich que conducirían más allá de Freud a la vegetoterapia y la bioenergética. Entonces regresaremos al primer descubrimiento científico (el más decisivo de la investigación reichiana: La función del orgasmo (1992 [1927]), y en torno al cual muestran su coherencia las diversas investigaciones que efectuó durante toda su vida. De esta manera estaremos en disposición de explorar sus últimas investigaciones —posteriores a 1945 y hasta su muerte, ocurrida en 1957—, respecto de la Biopatía del cáncer (1985a [1948]), el orgón de muerte y el orgón cósmico, el liderazgo y El asesinato de Cristo (1953), etcétera. De tal manera, nuestro recorrido seguirá el orden que se indica en la figura 1, con los retrocesos y adelantos respecto del punto de partida de 1933 que se muestran en la figura 2.
En ese año del siglo XX, fatídico para toda la humanidad, Reich intervino de un modo decisivo para favorecer el desarrollo libre y vital de los seres humanos. Antes de seguir, podemos señalar que nuestro método de exposición se puede visualizar mejor como un procedimiento de círculos concéntricos, en torno a un centro intelectivo decisivo o de una espiral que retrocede para avanzar mejor (figura 3).
En forma esquemática, este procedimiento repite uno mucho más complejo, que en cada ocasión llevó a cabo Reich para recuperar sus resultados previos en vista de llevarlos adelante.
En las siguientes páginas, cuando hablemos de análisis, de demostración o de fundar etcétera, aludiremos a la significación científica de Reich, mientras que cuando hablemos de denunciar o de intervención política, etcétera —y en todos los casos subrayaremos estas expresiones clave— nos estaremos refiriendo a la significación política de la obra de Reich. Vale la pena haberlo advertido toda vez que en la obra de Reich se articulan la significación científica y la significación política de ella y es que la suya es sobre todo una obra científica social.

Los aportes científicos y políticos de Reich
En primer lugar, la significación política de la obra reichiana resalta por haber denunciado la psicología de masas del fascismo, el sometimiento de la psique y, por ahí, de la conducta de un pueblo para llevar a cabo acciones contrarias a sus intereses pero acordes con los de la clase dominante —la burguesía alemana— dirigida por el partido nazi liderado por Hitler. Esta hazaña la podemos expresar de otro modo, a fin de observar su significación científica:
1. Haber analizado los mecanismos psicológicos que permiten manipular la conciencia de los seres humanos a favor de una causa política determinada contraria a sus intereses económicos. De esa manera, Reich puso en conexión intelectiva, por primera vez, a la economía, la política, la psicología social, con lo que superó la labor que al respecto habían llevado a cabo con anterioridad tanto Max Weber como Émile Durkheim, precisamente porque Reich las integró mediante el psicoanálisis, la sociología y el materialismo histórico.
El análisis de la estructura familiar y la moral sexual represiva permitieron explicar la aberrante conducta política de la clase obrera alemana, que al votar de forma mayoritaria por Hitler actuó en contra de sus propios intereses económicos y políticos.
2. Con esto, Reich elevó a la psicología social a un rango científico, pues fundó el objeto teórico específico de ésta al distinguir acciones políticas racionales por ser acordes con los intereses de quien las despliega, y acciones políticas irracionales por ser contrarias a los intereses de quien las despliega. Sólo estas últimas requieren de una explicación que va más allá de la economía, de la sociología o de la política, y que sólo puede dar la explicación psicológica de actos irracionales.
3. Hizo patente que para fundar la psicología social como ciencia era necesario determinar la base social, la cual que requirió ser explicada psicosocialmente porque otras disciplinas científicas no podían dar cuenta de ella. Esto sólo se podía llevar a cabo mediante un análisis histórico materialista de las clases y sujetos sociales en general y de sus intereses económicos y políticos, así como de sus correspondientes ideologías. Reich no sólo completó al materialismo histórico con una psicología social materialista dialéctica —que recuperó críticamente al psicoanálisis— sino a la inversa: demostró la necesidad que tiene la psicología social del materialismo histórico para constituirse en ciencia. Pero para poder efectuar a fondo esta doble hazaña, primero tenía que llevar a cabo una tercera, que ni Lev Vygotsky (1988) ni Alexander Luria (1987) consideraron aunque intentaron vincular al materialismo histórico y la psicología social. Esa tercera hazaña fue, a saber, haber arraigado a la psicología social —a partir del Freud de la Psicología de masas y el Análisis del yo— ia libido y las correspondientes relaciones psicosexuales.
4. El modo de articular a Sigmund Freud con Karl Marx, por así decirlo, así como su explicación global del fascismo —demasiado psicologista aunque considere los factores económicos del caso a nivel nacional alemán pero no las condiciones económicas a nivel internacional etcétera— pueden ser perfeccionados, pero en justicia la hazaña científica señalada le corresponde a Reich de manera indudable.
5. Su análisis de la psicología de masas del fascismo a partir de la represión sexual del pueblo alemán —con lo cual más tarde pudo construir el concepto de plaga emocional tanto para el análisis del carácter individual como de fenómenos psicosociales de masas—, le permitió a Reich captar el carácter fascista del stalinismo, precisamente al contrastarlo con la Revolución rusa de 1917 y con la labor auténticamente liberadora de Lenin y Trotsky, de todo lo cual Reich era un entusiasta admirador, así como de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en sus primeros años. De esa forma pudo denunciar políticamente como fascismo rojo (al menos en su obra conocida hizo la primera referencia clara a este concepto, y su específica base energética sexual en la tercera edición de Psicología de masas del fascismo, publicada en la segunda mitad de los cuarenta (Reich, 1946), lo que ocurrió en ese país, frente a la idea de que allí se erigía una sociedad socialista.
6. La penetración científica de su Psicología de masas del fascismo es tal que incluso —hacia el final de su vida— pudo comprender el carácter fascista del capitalismo estadunidense, no obstante que en éste se presentaba la vida ciudadana regida por reglas democráticas. Según Reich, ello enriqueció profundamente el concepto de fascismo más allá de los rasgos sociológicos y politológicos que presentó en Alemania e Italia.
7. Lo que permite una denuncia política del caso y, en general, una mejor intervención política en la realidad histórica, pues para la evaluación de los fenómenos no se tiene a mano sólo el factor económico, político e ideológico, sino también el psicosexual y el psicosocial.
8. Así, la lucha por la liberación de la humanidad no se confunde no con el nazismo —como le sucedió al proletariado alemán— ni con el stalinismo —como le ocurrió al pueblo ruso y a casi todo el proletariado mundial— ni aún con la democracia burguesa, como le pasó al pueblo estadunidense y a Reich por un cierto tiempo, hasta que se percató de la trampa histórica involucrada.
9. De ahí que el Movimiento Estudiantil Internacional de 1968, que tanto en Alemania como en Francia estuvo influido por la obra de Reich (y sobre todo por Marcuse), formulara un programa revolucionario no sólo económico y político sino cultural y psicosexual, y, en fin, un concepto de revolución integral de la vida moderna que no sólo rebasó a los programas de los partidos comunistas de la época, sino que se ha enriquecido con los años posteriores, hasta el día de hoy, con las luchas antinuclear y ambientalista y el cuestionamiento a la vida cotidiana, etcétera. Con ese enriquecimiento ha comprobado su pertinencia tanto como la necesidad de perfeccionarlo.
Poco antes de su radiografía crítica de la psicología de masas del fascismo (1933), Reich había llevado a cabo una intervención crítica decisiva en polémica con Freud. Precisamente contra la idea de éste de que además del principio de placer mediante el que durante 25 años (18951920) sostuvo que se rige la mente, la psique mostraba otro principio rector, el principio de muerte, más profundo y originario que el anterior; por lo que en 1920 en su Más allá del principio de placer se dispuso a reformar el psicoanálisis en un sentido tanático. Por ejemplo, tanto la Psicología de las masas y el análisis del yo (1969 [1921]) y El Yo y el Ello (1923) —que son las siguientes obras importantes de Freud— ya están reformadas en el sentido tanático aludido. Según Reich, las conductas agresivas y aun autodestructivas y suicidas que muestran múltiples individuos o masas y pueblos enteros como en las guerras, se pueden explicar mediante el principio de placer; en específico con la represión sexual y vital que pervierte ese dicho principio. De tal manera, las conductas destructivas y autodestructivas constituyen conductas reactivas o que se desencadenan como reacción defensiva, aunque equívocas más o menos eficaces, y cuya eficacia muestra una tendencia decreciente en el tiempo, hasta ser nula frente a la equivocidad autodestructiva dominante.
Estas "formaciones reactivas" son las que Freud ha tomado de forma equivocada por conductas pulsionales, originarias y, por tanto, atribuibles a un presunto principio de muerte. Al grado de creer en la existencia de un masoquismo primario (Freud, 1976 [1924]) cuando que con anterioridad él mismo explicaba el masoquismo como una conducta derivada del sadismo, a su vez originado en la represión sexual (Freud, 1970 [1905]); así, se trata de una conducta reactiva, digamos "terciaria", pues el despliegue erótico original de la libido en búsqueda de la satisfacción en el mundo exterior, una vez que se ve reprimido y retrotraído hacia el interior del organismo, reacciona contra la angustia que esta retroversión libidinal produce; reacciona con una vuelta a la búsqueda de la satisfacción externa, pero ahora vincula la libido a la agresión, que si predomina, conforma una conducta sádica. O que si es reprimida en el mundo exterior, se verá obligada a retrotraer libido y agresión, con lo que genera más angustia y dolor. Si el organismo se ve impedido a volver a buscar satisfacción libidinal en el doblemente amenazante mundo exterior, se constituye entonces una formación terciaria: la satisfacción masoquista, que incluye libido ligada a la autoagresión, lo que deriva en placer del dolor.
Si las anteriores disidencias dentro del psicoanálisis —tanto la de Alfred Adler que era socialista y en términos políticos de izquierda, como la de Carl Jung, quien llegó a simpatizar con el nazismo— representaron orientaciones que en términos estrictamente teóricos fueron de derecha, pues habían rechazado la teoría sexual de Freud, la crítica de Reich a éste es por la izquierda y a favor de la teoría sexual y el principio de placer freudianos, incluso contra el retroceso que al respecto Freud llevara a cabo. De esta manera, Reich se pronunciaba a favor de la liberación política ideológica y económica de los oprimidos, pero también de la liberación de la sexualidad; mientras que Adler podía inclinarse a favor de los obreros y de su libertad política y económica, pero, teóricamente, se prohibía ser sensible a la opresión sexual que vivían y a reconocer que ésta tenía implicaciones desastrosas para toda su personalidad.
Señalar al principio de placer como rector de la psique significa entenderla como orientada básicamente al placer, la libertad y la felicidad. Altas metas benéficas para toda la humanidad. Así, de acuerdo con esta premisa, las neurosis en las que se muestra trastocado el principio de placer sólo se pueden explicar mediante la represión del placer, en especial por la represión de la sexualidad en gracia a la moral sexual represiva de la sociedad. Por ello, las personas están enfermas de neurosis en gracia a la acción de una moral sexual represora que se pretende sagrada, natural y recta, cuando que es retorcida y antinatural, al servicio de intereses mundanos económicos y de manipulación del poder político para sacarlos adelante. Asimismo, la tesis freudiana de la rectoría de la mente por el principio de placer involucra una posición política libertaria, y su explicación de las neurosis por represión sexual implica una crítica de la sociedad por basarse en formas de dominio económico y político que requieren de una moral sexual represiva para perpetuarse. Reich extrajo las consecuencias políticas revolucionarias de la teoría freudiana y que no habían permanecido ocultas para Freud; así, defendió —incluso contra éste— el retroceso científico y político que implicaba la renuncia parcial o relativización del principio de placer al añadirle el de muerte. Más aún porque éste involucra tendencias reaccionarias abiertas. Toda vez que las guerras, la opresión y toda provocación de dolor de una clase hacia otra, de una raza hacia otra o de una clase respecto de la sociedad, de un individuo hacia otro, no pueden ser criticadas de fondo porque se validan como tendencias presuntamente naturales. Mientras que la condición opresiva en la que perviven las clases sometidas se muestra como un yugo que los individuos de estas clases convalidan masoquistamente de modo natural, por lo que resulta vano cuestionarlo o cuestionar el conformismo allí involucrado.
10. Como se ve, la crítica de Reich al principio de muerte o Tánatos del segundo Freud (1920), a favor del principio de placer, instinto de vida o Eros constituye una demarcación científica decisiva, pero a la par una demarcación política a favor de la libertad humana contra toda forma de opresión y, sobre todo, contra toda forma de justificación de dicha opresión. El posible basamento científico del principio de muerte se debería encontrar en la observación clínica precisamente del sadismo y, sobre todo, del masoquismo. Como vimos, Freud pretendió que existía un "masoquismo primario" para dar base existencial a su elucubración "metapsicológica" —la llamó así en 1920—, del principio de muerte. Por ello, la crítica a fondo de Reich al principio de muerte la tenemos en su puntual observación clínica del masoquismo explicado mediante el principio de placer —retorcido por la represión sexual, etcétera— en un ensayo clásico: "El carácter masoquista" (Reich, 1957a [1932]). De esta forma desbancó la posible base clínica de la tesis reaccionaria y científicamente falsa del principio de muerte.
Reich añadió su ensayo "El carácter masoquista" al conjunto de estudios que en 1932 había publicado bajo el título de Análisis del carácter, en el que hiciera un aporte decisivo al campo de la terapia, donde el psicoanálisis presentaba una franca debilidad, si nos atenemos a las estadísticas en las que 70% de los pacientes analizados abandonaban su tratamiento (Reich, 1970 [1954]), el modo en que debía ser cumplida la doble regla señalada por Freud para la terapia: 1) basarse en la asociación libre y, sobre todo 2) analizar el material psicológico en el orden en que éste aparece. Sin embargo, no se debía —puntualizó Reich— agobiar al paciente con una interpretación exhaustiva, sino con una que le permitiera a éste manejar y conectar fehacientemente los sucesos relatados y las emociones correspondientes. De esta forma, Reich intentaba poner freno a la palabrería sofisticada en la que algunos psicoanalistas habían convertido la terapia, en particular la interpretación de los sueños o de sucesos y lapsus. Reich insistía en el enfoque energético libidinal del carácter personal del paciente: menos en el logos y más en el soma y la libido. En efecto, él se percató de que el agobio del paciente con la interpretación edípico psicoanalítica tomaba velocidad conforme el analista no se percataba de que perdía contacto con el paciente y de que éste no aceptaba sus interpretaciones e, incluso, lo desafiaba al sentirse agredido o simplemente fantaseado por el analista cuando éste le refería el amor sexual que sintió de niño por la madre o su odio al padre, etcétera. En realidad, sin palabras, el paciente desplegaba diversas formas de resistencia a esta invasión que el psicoanalista llevaba a cabo sin proponérselo; pero el analista no se percataba de estas resistencias y avanzaba interpretando profundizando con su logos lo dicho por el paciente. Así, se acumulaban más y más resistencias por parte del paciente, con lo que se hacía todo un cuadro interpretativo adverso al psicoanalista, hasta que se producía la ruptura y el paciente abandonaba la terapia. Reich quiso atender a estos comportamientos de resistencia, sobre todo los no verbales, que eran los que mayormente pasaban desapercibidos. Le pareció que no sólo lo dicho por el paciente era material para el análisis, sino que estas resistencias no verbales debían ser asumidas, observadas y analizadas en el orden en que aparecían: la sonrisa irónica del paciente, su negativa a hablar, sus brazos cruzados, su impuntualidad, su silencio sepulcral luego de oír al psicoanalista analizar el sueño recién relatado, etcétera. En fin, todo el lenguaje corporal del paciente, pues revelaba el modo en que la energía libidinal circulaba o se estancaba en los diversos segmentos corporales, lo que daba una tonalidad precisa a la personalidad del paciente.
11. Reich propuso, pues, comenzar por el análisis de las resistencias y sólo después proseguir con el análisis del material simbólico verbalizado por el paciente e interpretado por el psicoanalista.
12. Estableció también que el análisis del carácter era idéntico al de las interrupciones corporales del flujo energético libidinal, las cuales constituían una coraza muscular tensa, funcional con un acorazamiento psíquico,que formaban el carácter de la persona, y de los que dependían las resistencias verbales y no verbales del paciente. Éstas, si se descuidaban en el proceso analítico, contenían suficiente energía libidinal como para contraponerse defensivamente contra el proceso terapéutico. Más allá del análisis del discurso y de la psicología, la existencia material de la energía libidinal se hacía patente en una coraza muscular y psíquica que determinaba el carácter de la persona, y el enfoque energético o económico —de economía sexual— debía regir, de acuerdo con la teoría sexual de Freud y del principio de placer, el proceso terapéutico, no la hermenéutica racionalista de los síntomas. Por lo demás, ésta se podía afinar y refinarse si asumía la prioridad del aspecto emocional energético, mientras que toda su sofisticación discursiva llevaría al fracaso si se superponía a tal aspecto, pues incluso si la interpretación del analista era atinada cumplía una función negativa que llevaba a la crisis terapéutica, toda vez que el paciente no lograba asumirla como verdadera.
Como se observa, el aporte terapéutico de Reich no sólo entrega un nuevo concepto funcional (corporal y psíquico) del carácter, sino que se atuvo con firmeza al carácter material de la energía libidinal. La noción freudiana de libido era vaga, un ser anfibio entre material y sólo conceptual hipotético o meramente ideal. O dicho con más precisión, el estatuto ontológico de la libido no fue establecido en definitiva por Freud. Pero cuando Reich asumió consecuentemente el carácter material de la libido y de acuerdo con él estableció las prioridades de la terapia, se hizo patente el lenguaje corporal, las resistencias y corazas, así como la unidad funcional soma/psique y la necesidad de incidir en dicha coraza corporal de modo práctico y no sólo —mediante la interpretación o el análisis racional de ella— en la coraza psíquica.
13. Todo lo cual abriría un nuevo camino a la terapia psicológica más allá del psicoanálisis. Sí, se inauguraría un vasto campo de terapia psicológica corporal que más tarde se diversificaría en múltiples ramificaciones.
A inicios de los años cuarenta del siglo XX, Reich la denominaría vegetoterapia. El texto donde se considera que Reich formula los principios básicos de la vegetoterapia fue redactado y publicado a mediados de los años treinta, con el título Contacto psíquico y flujo vegetativo. Una contribución a la teoría del afecto y la técnica del análisis del carácter. Este documento se basa en la exposición que Reich presentó, en agosto de 1934, ante la XIII Conferencia Psicoanalítica Internacional, en Lucerna, Suiza, y posteriormente lo incluyó como apéndice a la segunda edición de su libro Análisis del carácter (Reich, 1945). Sin embargo, la formulación del término vegetoterapia y su tematización ocurre hasta abril de 1937, cuando aparece "El reflejo del orgasmo. Preimpresión de un tratado sobre vegetoterapia caracteroanalítica" (1937a), documento que Reich retomó en escritos posteriores, pues se atenía al sistema nervioso vegetativo. De vez en cuando a esta terapia la llamaba bioenergética, nombre que finalmente prevalecería, sobre todo porque Alexander Lowen (1958), discípulo de Reich, la implementaría y desarrollaría con amplitud.
14. En realidad, la premisa para todos estos aportes científicos de Reich y sus correspondientes implicaciones políticas, tanto en lo referente a la crítica de la psicología de masas del fascismo (el negro, el rojo, y el "colorido" propio del american way of life o estilo estadunidense de vida), como del principio de muerte, del análisis del carácter y del análisis de las resistencias que abrirían la puerta a la fundación de terapias psicológicas corporales, etcétera, constituyó el primer descubrimiento de Reich: la función del orgasmo para la economía libidinal y por lo tanto para la salud, sanía o armonía psíquica. En 1927 publicó el libro La función del orgasmo en el que reconoció a lo largo de toda su vida su aporte científico original y del que dependían los demás. Por lo que en cada nueva edición Reich le añadió nuevos capítulos, con los subsiguientes descubrimientos científicos que realizaría: el análisis del carácter, la crítica de Tánatos, la psicología de masas del fascismo, la plaga emocional, la bioenergética, etcétera. De tal suerte que la última edición de La función del orgasmo (1992 [1927]) constituye una recopilación resumida de toda su obra, al tiempo que la columna vertebral de ella y la bitácora de la entrada científica de Reich, así como una especie de autobiografía intelectual.
15. Por lo que no sólo es un libro recomendable, de lectura obligada, para quien quiera saber acerca de Reich, sino es una obra amena e interesantísima que ofrece el fresco de una gesta científico–política y biográfica de importancia meridiana para la modernidad y su crítica. Una obra única, que de por sí constituye una intervención cultural que refleja la unidad de propósito del desarrollo científico de un hombre y la unidad —en ese propósito— de la ciencia y la política, el saber, la verdad y la felicidad. Libro en el que la vida y obra de este hombre revelan la esencial importancia que estos temas tuvieron y que él quiso darles paso a paso.
La puesta en escena material que tiene la libido sexual en el orgasmo, le permitió a Reich consolidar una concepción materialista de la libido; además de medir su magnitud (o potencia orgásmica) —cuando que Freud se atenía a una consideración sólo cualitativa e imperfecta de la libido—, así como establecer con nitidez el carácter biológico de su sustancia y su forma de movimiento, según se revela en el "reflejo de orgasmo" y en la ondulación corporal involuntaria, a la vez que en los movimientos clónicos que durante él tienen lugar (Reich, 1992 [1927]).
16. De suerte que —sobre todo la forma de movimiento, en tanto aspecto material de la libido tan característica del orgasmo—, le permitió a Reich reconocer maneras análogas de movimiento biológico en animales y en células.
17. Después observó también movimientos moleculares de compuestos complejos de química orgánica, originadores de la vida (biones) (Reich, 1937b).
18. Posteriormente, pudo reconocer formas de movimiento análogas en la atmósfera, en las plantas, y debido a que en todos los casos se trataba de formas de movimiento análogas a las encontradas en el orgasmo, a la forma de energía que observó así la denominó orgón —donde la libido es sólo una figura de éste— y a las formas de movimiento inversas, que reconoció como antivitales, las llamó orgón de muerte o deadly orgon (DOR) (Reich, 1951), lo cual es característico de las malas emociones, de la génesis del cáncer, o de lugares sombríos, pantanosos, de agua estancada y en procesos de putrefacción.
19. La reflexión respecto del DOR en conexión con las emociones de las personas sustentó su idea de impulso de muerte (reactivo) y de plaga emocional —involucrada en el racismo o en la psicología de masas del fascismo—, así como el desarrollo de enfermedades fisiológicas, como el cáncer, con lo que ofreció un decisivo aporte a la ciencia médica.
20. Pero el descubrimiento del DOR le permitió recuperar —de sus análisis del carácter— el carácter genital,opuesto al neurótico y el apestado, a fin de comprender la situación psicosocial o, si se quiere, la dialéctica de la relación líder-masas en forma original y profunda, como lo revela el libro El asesinato de Cristo (Reich, 1953). En el que nuestro autor nos revela los mecanismos psicológicos de la envidia; en términos diferentes a los de Melanie Klein (1957), muy proclive a la vertiente tanática de Freud.
El carácter apestado en la función política se muestra ya sea como líder o como seguidor, caracterizado con el nombre de Modju; el cual es resultante de la fusión de Stalin (esto es, Iósif Djugasvilli) y de Mocenigo, mecenas renacentista, admirador envidioso de Giordano Bruno, a quien luego de ayudar, lo traicionó y entregó al Santo Oficio.
Mientras que el carácter genital en la función política se muestra de manera ejemplar en Jesús, por ejemplo, en torno a quien se desplegaron mecanismos de admiración, dependencia y envidia, que promovieron su exaltación y, luego, su asesinato.
21. El libro constituye —y eso está explicito en su apéndice— una advertencia política para los líderes auténticos y un señalamiento político de la necesidad de forjar líderes de nuevo tipo.
Antes de proseguir con la exposición, hay que poner en relación Psicología de masas del fascismo (1933), incluido Hitler como su líder, por un lado, con Escucha pequeño hombrecito (1948), en el que Reich caracteriza al hombre masa y lo denuncia ante sí mismo, a fin de que se zafe de esta condición enajenada y sepa discernir entre líderes falsos que lo someten y líderes auténticos con los cuales puede luchar por su liberación y la del resto de las personas. Mientras que en El asesinato de Cristo (1953) analiza de forma preponderante al líder auténtico y lo pone sobre aviso de la trampa histórico psicosocial en la que se encuentra, a fin de que la pueda sortear.
22. Desde la época de la Sex pol (1930–1933), Reich se interesó por la pedagogía y la crianza de los niños. Su Psicología de masas del fascismo y trabajos correlativos lo convencieron poco a poco de las dificultades psicológicas, de acorazamiento caracterológico, con los que topa un movimiento revolucionario anticapitalista, y los asumió como los más difíciles de superar, por encima de las dificultades económicas, políticas y culturales. El pequeño hombrecito y sus líderes apestados a lo Modju proceden a falsear y desviar todo intento auténtico de renovación libertaria, hasta trabarlo por completo. El fascismo negro, el rojo y el colorido del american way of lifeparecen inexpugnables, si nos atenemos a la acción posible que podrían desplegar los adultos hombres y mujeres. La esperanza no está pérdida, sin embargo, y se puede afianzar de manera firme en los niños —cuanto más pequeños, mejor—, por carecer de coraza caracterológica. Una crítica radical de la crianza y la educación compulsivas, basada en la función del orgasmo y en el carácter genital, muestra que la naturaleza y el instinto sexual no constituyen un caos sino un reflejo (de orgasmo) bien regulado ondulatoria y clónicamente. La forma rítmica del movimiento orgonótico implica la autorregulación pulsional. Reich construirá su pedagogía y puericultura en torno al concepto de autorregulación frente a la intervención compulsiva que interfiere el flujo orgonótico del infante, torciéndolo hacia comportamientos mecánicos y antiorgásmicos acorazados proclives al sadomasoquismo y el narcisismo, el autoritarismo, la agresividad y la autodestrucción. Como parte de su legado, Reich dispuso la creación del Infant Trust para la protección de la niñez frente a la peste emocional y la intervención acorazadora y anturevolucionaria. En todo ello se involucra un descubrimiento científico, una denuncia y una intervención políticas que se deben de tomar muy en cuenta.
23. En fin, el acumulador de orgón para recargar vitalmente al organismo, en especial para prevenir o curar el cáncer (Reich, 1943), para disparar a las nubes a fin de hacerlas llover o para entrar en contacto con extraterrestres (Reich, 1957b) constituyeron otras tantas aplicaciones técnicas de los descubrimientos de este autor respecto del orgón. Por la apariencia imposible, fantasiosa mística o esotérica de los referentes teóricos de estos aparatos, la leyenda de la locura de Reich se vio alimentada en forma descomunal. Psicoanalistas, por un lado, intelectuales de izquierda sectarios, por otro, vieron terreno propicio para desprestigiarlo política y científicamente y sepultarlo, cerrándole el paso a sus múltiples desarrollos científicos.
24. En todo caso, la gran gesta científica y política de Reich es indudable, pero es necesario estatuir y hacer visibles todas las partes de que se compone, pues se la ha fragmentado y mutilado, censurado, marginado y despreciado con diversos motivos, carentes de fundamento científico y motivación sinceras. Vista como un todo, ofrece una vasta investigación, que cruza las ciencias sociales y las ciencias naturales: medicina, física quántica, bioquímica, biofísica, astronomía, meteorología, etcétera. En efecto, la teoría del orgón y los descubrimientos que la suscitaron, así como las aplicaciones prácticas que derivan de ella y que en parte la comprueban, replantean el tema de la unidad de dichas ciencias, así como el de la sociedad y la naturaleza.
Michael Schneider (1980 [1979]) le criticó a Reich su aceptación de la dialéctica de la naturaleza de Friederich Engels, como si sólo se tratara de una cuestión dogmática influida por el estalinismo del que Reich no se desembarazará. Pero como vemos, su gesta científica unitaria no sólo se puede decir que se vio guiada fructíferamente por una concepción como la de la dialéctica de la naturaleza (y la de la sociedad), que involucra la unidad de las ciencias naturales y sociales como correlato de la unidad de todos los ámbitos de la realidad, más aún, los resultados de esta gesta, unificados por Reich en una vasta y multiforme teoría del orgón, ofrecen una base inopinada dialéctica o no para hablar de la unidad de las ciencias y de la naturaleza y la sociedad. Así, por un rodeo vuelve actual la necesidad de una nueva reflexión acerca del tema de la dialéctica de la naturaleza, aparentemente cerrado o si se quiere dogmáticamente cerrado en el sentido de rechazar dicha dialéctica (Veraza, 1997).
Después de llegar a esta cumbre y tener un panorama sucinto de los aportes reichianos para el siglo XXI, podemos abordar ahora ciertos aportes para cuya comprensión no es suficiente el señalamiento y la sucinta explicación de su significado, sino que obligan a una reflexión más compleja para entenderlos.

domingo, 21 de mayo de 2017

¿ Quién era Wilhelm Reich y porqué la historia ha intentado borrarlo?

 Antes de descartar lo que vas a leer, considera que la FDA (Food & Drug Administration) hizo todo lo que pudo para eliminar del mundo el conocimiento de la energía Orgon porque afirmaba: ¨No existe¨  Si la energía Orgon no existe entonces ¿no es ninguna amenaza, no? En lugar de ignorar algo que no existe la FDA sentenció al Dr Wilhem Reich a su muerte y empezó una caza de brujas para destruir todos los libros, notas y estudios científicos que contuvieran la palabra ¨Orgon¨durante al menos una década.”  Juzgando por las acciones del gobierno Americano, la energía Orgon si que existe.

por Jerry Morton
 
 Resultado de imagen para wilhelm reichResultado de imagen para wilhelm reichResultado de imagen para wilhelm reichResultado de imagen para wilhelm reich
 

En los años 30 el Dr. Reich empezó a notar una conexión energética que era común a todo organismo vivo y tuvo la claridad mental de no rechazarlo como una observación sin importancia. El Dr. Reich llamó a esta energía ¨Orgon¨ y trabajó durante décadas para demostrar sus leyes estudiando sus manifestaciones variadas. Su trabajo se extiende 40 años en 6 paises pero al final tuvo que sufrir la indignación de ver el trabajo de toda una vida prohibido en USA y toneladas de sus libros y diarios quemados por la FDA por decreto burocrático.  Fué un acto de censura descarado e ignorado hoy en los textos de historia.
Antes de su estudio Orgonómico, el Dr Reich se había ganado una gran reputación internacional como científico de integridad. Una vez, después de mostrar la energía Orgon a Albert Einstein, el famoso físico exclamó: ¨Esto sería una bomba para la física¨.
El Dr. Reich pasó sus últimos días en prisión etiquetado falsamente como un charlatán y chantajista por el Gobierno Americano y su sistema médico.
Wilhelm Reich nació en Austria en 1897 como hijo de una agricultor acomodado. Como era común en quellos tiempos, Recih estudió en casa con su madre y mas tarde con diferentes tutores. Despuntó en sus estudios gracias a su inteligencia y también en parte por miedo a el temperamento horrible de su padre que explotaba por algo tan trivial como una respuesta incorrecta en sus estudios.
La familia de Reich era trágicamente disfuncional y a los 13 años de su vida, su madre se envenenó para escapar del temperamento violento de su padre. El padre de Recih murió 4 años mas tarde de neumonía, solitario e indigente.
Reich llevó la granja con 17 años por un tiempo corto después de la muerte de su padre pero la propiedad fue destruida durante la primera guerra mundial en 1915.
Después de servir en la armada austríaca en el frente italiano, Reich comenzó a atender a clases en la Universidad de Vienna y se graduó como doctor en medicina en 1922.
Mientra estudiaba su doctorado, Reich se convirtió en el ¨protegé¨ del Dr. Sigmund Freud y justo después de su graduación era su asistente clínico en la Clínica Psicoanalítica de Freud donde se convirtió en un pionero del psicoanálisis.
En su Libro “El Análisis del caracter” (1933), el Dr. Reich detallaba las bases biológicas de las neurosis y daba un paso hacia el descubrimiento de la energía cósmica Orgon. Entre 1936-1939, el Dr. Reich hizo experimentos sobre las infecciones aéreas. Mostró que los microorganismos se forman de material inorgánico y en sustáncias orgánicas en decomposición. Probó la procedencia de los gérmenes del aire y demostró lo absurdo de la teoría común de ¨gérmenes del aire¨. Fue durante estos experiementos en 1939 que el Dr Reich descubrió accidentalmente partículas de radiación que luego llamaría Orgon.
Un asistente tomó por error un contenedor equivocado de un esterilizador y calentó la sustancia que contenía hasta la incandescencia. La substancia era tierra de oceano que cultivada e inoculada en un medio de agar y huevo resultaba en un crecimiento amarillo. Mirado a través de una gran magnificación, este crecimiento se veía como vesículas (que llamó Biones SAPA) que brillaban de un azul intenso que crecería y se movería con el tiempo.
Mientras continuaba con sus experiementos con estos ¨Biones¨, notó que si ponía células vivas de cáncer cerca, éstas morían. Fue durante esta época que el Dr Reich sufrió un caso extremo de conjuntivitis y sus ojos eran hipersensibles a la luz. Notó que sus ojos sufría mas al mirar estas vesículas a través del microescópio.


Durante el invierno de 1939, el Dr. Reich también notó como había desarrolado una piel morena debajo de su ropa así que entendió que debía estar expuesto a algún tipo de radiación cosa que le preocupaba bastante. Utilizó un electroescópio de Radio para ensañar con los tubos de cultivo y no dió ninguna reacción. Le llevo varias semanas darse cuenta que esta radiación ( a la que llamó Orgon) estaba presente en todas partes.
Notó que su pelo y ropa emitían una brillantez azul cuando llevaba los Biones SAPA a la oscuridad del sótano y se mantenían mas de 2 horas. La habitación estaba llena con un vapor azul-grisáceao que se movía lentamente.

Con el tiempo el Dr. Reich demonstró que la radiación del Orgon era la misma energía que emitía el Sol y que la incandescencia de la tierra del oceano había liberado una vez mas esta energía de su estado material. Los hechos delante suyo le forzaron a esta conclusión pero admitió haber tenido que superar un gran rechazo emocional para aceptarlo.
Experimentos posteriores le enseñaron que los objetos metálicos repelen el todo presente Orgon y el material orgánico lo absorve. Fabricó una caja con capas alternativas de lanas (orgánico) con metal y se dió cuenta que podía acumular una zona de Orgon concentrado. Llamó a estas cajas ¨Acumuladores de Orgon¨ y tuvieron un rol importantisimo en su experiemntación con el Orgon.
Después de 15 años, el Gobierno Americano hizo un intento de borrar la palabra ¨Orgone¨ del vocabulario Inglés prohibiéndo el acumulador y destruyendo todos los libros y notas del Dr Reich.
El Dr. Reich fue capaz de ver las diferentes formas que el Orgon tomaba dentro de su acumulador. Estas eran como una formación de niebla de color azul grisáceo; o puntos luminosos de un azul-violeta profundo; blancos o en forma de rayos rápidos.
El demostró y midió el Orgon con un termómetro, un electroescópio y también con un contador de Geiger.
Lo que sorprendió mas al Dr. Reich fue el hecho de que la existencia o presencia de la energía Orgon se había rechazado y racionalizado a través de discusiones durante mas de 2000 años cada vez que un académico inetentaba describir lo que veía.

 Resultado de imagen para wilhelm reich

Lo que el  Dr. Reich descubrió es la energía responsable de la pulsación biológica y orgiástica de la vida en la Tierra (y posiblemente del universo). En lugar de celebrar los descubrimientos del Dr Recih, la comunidad científica (políticamente motivada) respondió con niveles de enfado y mofa que rallaban el odio. En lugar de intentar sus propias investigaciones y aumentar el conocimiento de la energía Orgon por el bien del Ser humano, la comunidad cientifica (políticamente motivada)  lideró el linchamiento para destruir cualquier documento en el que se mencionara la palabra Orgon y finalmente destruyeron al Dr. Reich.
Aunque fue un científico prolífico y un investigador meticuloso el Dr. Reich se veía a sí mismo como un pionero en el campo de la Orgonomía (la ciéncia del Orgon) y se comparaba a Cristobal Colón. En su libro, ¨el Éter , Dios y el Demonio¨(1950-51) decía que al igual que Cristobal Colón no había descubierto Nueva York o los recursos de la costa oeste Americana pero solo un trozo de costa desconocida para los Europeos, el solo había descubiertol a energía Orgon de pulsaciones de plasma orgiásticas. Este fenómeno, siendo la conexión energética etérea común a todas las formas de vida, representa un universo de descubrimiento del que el Dr Reich descubrió una ¨pequeña parte de la costa¨.
El Objeto al que la comunidad científica (políticamente motivada) se oponía era el trabajo del Dr. Reich con su Acumulador de Orgon. El acumulador era una caja lo suficientemente grande para que una personas se sentara dentro y estaba construído por capas alternativas de material orgánico e inorgánico. Lo utilizó con éxito para curar  a sus pacentes de varias enfermedades. En su libro ¨La Biopatía del Cancer (1948), el Dr. Reich recrea su trabajo cuidadosamente documentado en el tratamiento de varios pacientes con cancer declarados terminales y sin espranza por el estamento médico ortodoxo. Varios de sus pacientes se curaron pero siendo un hombre científico y cuidadoso el Dr Reich tuvo cuidado de no declarar el tratamiento con Orgon como cura del cancer.
Después de una larga campaña de acoso por la FDA sobre el uso médico del orgon que comenzó en los años 40, el Dr Reich murió en la prisión en 1957.
Todos sus libros y notas fueron quemados por decreto federal en 1962 y podrían haber continuado, en menor medida, hasta 1970. El Gobierno de USA había declarado que el Orgon no existía y que esta palabra era la única causa necesaria para calificar un material escrito como merecedor de ser destruído.
Durante el curso de sus varios experimentos con Orgon, el Dr. Reich tocó varios aspectos de la ciéncia. Entre estas se encontraban las disciplinas de la medicina; la física; la cosmología y la meteorología. Descubrió el Orgon atmosférico y notó que la presencia de polución de varios tipos, incluyendo las emisiones electromagnéticas, el Orgon se estancaba y causaba enfermedad y daño ambiental.
El Dr. Reich llamó al Orgon ¨estancado¨  Orgon ¨muerto¨ DOR (deadly Orgon). Los efectos del DOR solían ser sequía y la formación de los desiertos.
Para transformar estos efectos, el Dr. Reich añadió tubos largos a su acumulador de Orgon y los apunataba al cielo para ayudar en el balance del orgon atmosférico y traer lluvias. Llamó a este dispositivo ¨Cloudbuster¨ (Rompenubes).
En un experiemento que empezó en 1954, el Dr. Reich trajó lluvia exitósamente al desierto de Tucson, Arizona. Antes de que la lluvia cayera, el nuevo balance de Orgon había causado que el crecimiento de la hierba en el desierto llegara a 30cm de altura. Este espectáculo verde se extendió entre 60 y 100 km al Este y Norte de la ciudad. requería inmensa destreza manejar un Rompenubes porque absorvía Orgon muerto (DOR) y podía causar probelmas graves de salud para el operador como también a la propia atmósfera.
La habilidad par usar con seguridad un rompenubes murió con el Dr Reich y siguió enterrada medió siglo. La ciéncia, buena o mala, se mueve adelante por su propia inércia,  un científico muere y otro recoge sus notas y sigue donde el primero lo dejó. No fue así con la Orgonomía. No fue hasta medio siglo después de que la comunidad científica conderara a muerte al Dr Reich y su trabajo quedara borrado de la historia que una nueva versión mejorada del Rompenubes se desarrollaría.
Don Croft, un bioeléctrico autodidacta desarrolló una versión moderna del Ropmenubes que dice ser segura para el operador como para la atmósfera.
El Dr. Reich tocó varios aspectos de la energía cósmica Orgon pero entendía que correspondería a otra gente desarrollar sus muchos potenciales por su naturaleza. En 1948, un amigo cercano del Dr Reich, A.S. Neill se presentó en el Laboratorio de Orgonon, en el Estado de Maine. Vió un pequeño motor conectado a un Acumulador de Orgon y Reich exclamó con felicidad: ¨ ¡La energía del futuro!¨.
Cuando le preguntaron si había desarrollado más una fuente de energía el Dr Reich dijo que su trabajo era uno de descubrimiento y que correspondería a otros llevarlo hacia resultados.
https://i0.wp.com/u.jimdo.com/www18/o/s6cced42dc622bfd7/img/i783995c18326d1d4/1278640937/std/image.jpgTraducido por Fran http://www.orgonita.eu
Fuente: http://www.estelaquimica.com.ar/

martes, 14 de marzo de 2017

REICH- LOWEN. Caràcter

Wilhelm Reich
Alexander Lowen

Caracteres Rígidos- Carácter Histérico
Resultado de imagen para wilhelm reich lowenResultado de imagen para wilhelm reich lowen

CARÁCTER RÍGIDO / LOWEN

Basado en la agresividad en el trabajo y a nivel genital, con una armadura
tanto emocional como muscular. El yo está firmemente asentado, pero
su fuerza es inversamente proporcional al grado de rigidez. El estricto
control del funcionamiento a tenor de la realidad, no es generalmente
ansioso. Son erguidos y tiesos, orgullosos, levantan bastante la cabeza
y sostienen recta la espina dorsal, son actitudes defensivas ya que el
orgullo es su defensa propia, y la rigidez, inflexibilidad que se convierte
en defensa contra cualquier manifestación masoquista interna.

Está en guardia contra la condición de ser utilizado, atrapado y de que se aprovechen de él, por ello frena los impulsos de abrirse e ir a buscar algo, no pide, con lo que se queda atrás y esto le produce rigidez. Tiene un gran control sobre su conducta, y una posición genital fuerte, con lo que se asegura un buen contacto con la realidad, lo malo es que este énfasis de realidad se utiliza
como defensa contra la búsqueda del placer (entrega), siendo este su conflicto.

Tiene una carga bastante fuerte en todos los puntos periféricos de contacto con el medio, con lo cual tantea la realidad antes de entrar en acción, se permite la circulación de sus sentimientos pero bloquea su expresión. El rígido hace frente a todas las tensiones, aunque no haga falta y le pueda perjudicar, y es mas, busca tensiones para demostrarse como puede contrarrestarlas, ya que si se dan por vencidos, esto supondría aceptar su fracaso, debilidad y derrota como seres humanos, y eso su orgullo no lo puede tolerar, se aprietan las mandíbulas, se envaran las piernas y se contraen rígidamente las rodillas para estar presto a la lucha con una gran voluntad.
Tienen un cuerpo proporcionado y armonioso, de gran vivacidad, ojos brillantes, tez de buen color y animación en gestos y movimientos, esto disminuye en intensidad cuando hay una gran rigidez.
Son personas ambiciosas, competitivas y agresivas, consideran la pasividad como vulnerabilidad,
son obstinados pero no rencorosos, se controlan para no parecer alocados, por su propio miedo
a la sumisión que podría ser para ellos pérdida de libertad. El rígido, por lo general, se busca bien
la vida. Tiene ojos intensivos y brillantes, pero, cuando la rigidez es notable, se endurecen, aun sin
perder el brillo, esta dureza es su defensa contra la tristeza que late en su interior, relacionada con
un sentimiento de frustración.
Aquí están incluidos el fálico narcisista, la mujer histérica, el pasivo femenino, obsesivo y compulsivo.


Los rígidos no experimentaros traumas iniciales, el suyo es la experiencia de frustración en la
búsqueda de satisfacciones eróticas, prohibición de masturbación infantil, y ocurre en relación con el progenitor del sexo opuesto. El rechazo en la búsqueda de placer erótico y sexual el niño lo
consideró como una traición a su afán de amor. Por su fuerte ego el rígido no abandona esta idea,
procede con el corazón pero con control y dominio, dado que su deseo de intimidad y placer
recibió la repulsión paterna, el rígido opera indirectamente y en guardia para lograr sus fines,
no manipula como el psicopático sino que se mueve para lograr el acercamiento a la otra persona.
Su orgullo está vinculado al sentimiento de amor, el rechazo a su pasión sexual fue un fuerte
golpe que no digiere.

El carácter rígido establece relaciones bastante íntimas, aunque siempre sigue en guardia, a pesar
de su intimidad y entrega aparente. Esto le hace entrar en conflicto porque no deja volver
demasiado la cabeza a los designios de su corazón, siempre monta guardia entre sus deseos y
su amor. No se entrega ya que esto le puede reducir, según él, a una connotación de sumisión.

Al haber sido rechazado por un progenitor experimentó una sensación de traición, y para
defenderse se puso en guardia, para no volver a ser traicionado, no expresando su amor. Está
abierto al amor, pero no lo manifiesta, al reprimir el afecto su valor como tal disminuye, por lo
que es afectuoso en su presencia, pero no en su acción, por ello hay un elemento de realidad
en su fantasía, y el no distingue bien cuando su conducta es afectuosa, o no. En lo referido
a la agresividad el rígido es extraordinariamente agresivo para compensar su
sentimiento inferior de frustración.



EL CARÁCTER HISTÉRICO / REICH
El carácter histérico -por complicados que puedan ser los síntomas y reacciones
correspondientes- representa el tipo más sencillo de coraza caracterológica.
Su característica más sobresaliente es una conducta sexual evidente, en
combinación con un tipo específico de agilidad corporal teñida de un matiz
definidamente sexual. Esto explica el hecho de que la vinculación entre las histerias femeninas y la sexualidad se haya conocido desde hace ya mucho tiempo.

En las mujeres, el carácter histérico se evidencia por una coquetería disfrazada
en el andar, en la mirada yen el hablar. En los hombres existe además blandura
y cortesía excesiva, expresión facial femenina y comportamiento femenino.
Los rasgos mencionados aparecen junto a una aprensividad más o menos franca. Esto resulta evidenteen modo particular cuando la conducta sexual parece próxima a alcanzar sus objetivos; entonces el carácter histérico siempre se retira o adopta una actitud pasiva, angustiada.

Tan violenta como fue antes la acción histérica, igualmente intensa es ahora la pasividad.
En el acto sexual, hay a menudo un aumento de actividad sin la correspondiente experiencia sexual.
Esta actividad es un intento de superar una intensa angustia. En el carácter histérico, la expresión
facial y el andar nunca son duros y pesados como en el carácter compulsivo, o confiados y
arrogantes como en el fálico-narcisista. En el caso típico, los movimientos son blandos, y sexualmente provocadores. La impresión total es de fácil excitabilidad, a diferencia, por ejemplo, del autocontrol del carácter compulsivo.

Si bien la coquetería apareada a la aprensividad y asimismo a la agilidad corporal, son evidentes
de inmediato, los demás rasgos del carácter histérico se mantienen ocultos. Entre ellos figuran
la inconstancia de las reacciones, es decir, una tendencia a cambios de conducta inesperados e
impensados; una marcada susceptibilidad a la sugestión, siempre unida a una firme tendencia a
reacciones de decepción, con la misma rapidez con que un carácter histérico, a diferencia del
compulsivo, se deja convencer aun de lo más improbable, abandonará esa convicción y la
reemplazará por otras adquiridas con igual facilidad.

La aquiescencia se ve entonces rápidamente reemplazada por lo contrario, rápida depreciación y
menosprecio sin fundamento. La sugestibilidad del carácter histérico le predispone a la hipnosis
pasiva, pero también a los vuelos de la imaginación. Se relaciona con la extraordinaria capacidad
de formar ligazones sexuales de índole infantil. La vívida imaginación da origen con facilidad a la
mentira patológica, pues las experiencias imaginadas pueden concebirse y narrarse como
experiencias reales.

Así como el carácter histérico se expresa en forma marcada en la conducta corporal, en la misma
forma tiende a representar los conflictos psíquicos mediante síntomas somáticos. Esto puede
entenderse fácilmente en virtud de la estructura libidinal.


El carácter histérico está determinado por una fijación en la fase genital del desarrollo infantil,
con su ligazón incestuosa. De esta fijación deriva el carácter histérico su marcada agresividad
genital, así como su aprensividad. Los deseos de incesto genital están reprimidos, mas han
conservado toda su catexis; no están reemplazados por impulsos pregenitales como en el caso
del carácter compulsivo. En la medida en que en el carácter histérico desempeñan un papel
importante los impulsos pregenitales, es decir, orales, anales o uretrales, constituyen
representaciones de la genitalidad o están al menos combinadas con ella.

Como lo expresara Ferenczi, el carácter histérico lo genitaliza todo, dado que el carácter histérico
sufre siempre de una severa perturbación sexual, y dado que la estasis de libido genital ejerce
los efectos más pronunciados, la agilidad sexual debe ser tan intensa como las reacciones de
angustia. El carácter histérico, a diferencia del carácter compulsivo, sufre de una tensión sexual
directa. Eso nos trae a la naturaleza de la coraza caracterológica. La coraza está mucho menos
solidificada, es mucho más lábil que en el carácter compulsivo. Es simplemente una defensa
aprensiva contra los impulsos de incesto genital. Parece paradójico, pero es un hecho, que aquí
la sexualidad genital esté al servicio de algo dirigido contra sí misma: cuanto más aprensiva es
la actitud total, tanto más pronunciada es la conducta sexual. El significado de esta función es
el siguiente: el carácter histérico tiene impulsos genitales intensos e insatisfechos, inhibidos por la
angustia genital; así, se siente constantemente expuesto a los peligros correspondientes a sus
temores infantiles. El impulso genital original se utiliza entonces para tantear, por así decirlo,
la índole y la magnitud de los peligros que amenazan.

Así, por ejemplo, cuando una mujer histérica hace propuestas sexuales particularmente activas,
es erróneo suponer que se trata de una auténtica disposición sexual. Por el contrario, con el
primer intento de aprovechar esta aparente disposición, descubriremos que su conducta
se convierte de inmediato en la opuesta: angustia o cualquier tipo de defensa, incluyendo la huida motriz. La conducta sexual sirve, pues, a la finalidad de tantear si los peligros esperados se
materializarán, y desde dónde lo harán. Esto resulta evidente en las reacciones transferenciales
durante el tratamiento analítico.

El carácter histérico ignora siempre el significado de su conducta sexual, lucha contra el hecho
de llegar a conocerlo, se indigna sobremanera ante tales "sugerencias"; en pocas palabras,
pronto comprendemos que lo que parece un impulso sexual es sexualidad en función de
defensa. Sólo después de haber desenmascarado esto y haber disuelto analíticamente la angustia
genital infantil, aparece en su función original el impuso genital hacia un objeto; en la medida en
que eso sucede, el paciente pierde también la exagerada agilidad sexual. El hecho de que esta
conducta sexual exprese también otros impulsos secundarios, tales como narcisismo primitivo o
el deseo de dominar o de causar impresión, carece de importancia en este contexto.

En la medida en que se encuentran en el carácter histérico otros mecanismos además de los
genitales, ya no pertenecen específicamente a este tipo caracterológico. A menudo
encontramos por ejemplo mecanismos depresivos. En estos casos, se descubre que la fijación
incestuosa-genital fue en parte reemplazada por una regresión a mecanismos orales.

La marcada tendencia de los histéricos a las regresiones orales, se explica por la estasis sexual
en esta zona y por el hecho de que, por haber asumido el papel del genital, la boca absorbe
mucha libido "desplazamiento desde abajo hacia arriba". En este proceso, se activan también
reacciones de tipo melancólico que pertenecen a la fijación oral original. El carácter histérico
se presenta, pues, en su forma pura si es ágil, nervioso y vivaz; si es depresivo, retraído y autista,
pone de manifiesto mecanismos ya no específicamente histéricos. No obstante ello, se justifica
hablar de depresiones histéricas, como contraste con las depresiones melancólicas. La diferencia
estriba en la medida en que la libido genital y las relaciones objetales están presentes junto a las
actitudes orales. Esto explica las transiciones graduales en cuyos extremos encontramos la
melancolía pura y, donde predomina la genitalidad, la pura histeria.

El carácter histérico presenta escasa tendencia a la sublimación y a la realización intelectual,
y una tendencia a las formaciones reactivas mucho menor que otros tipos caracterológicos.
Esto se debe también a que la libido no se descarga en la gratificación sexual que reduciría
la hiper sexualidad, ni las energías sexuales enraizan con amplitud en el carácter; por el contrario,
se descargan en inervaciones somáticas, en la angustia o en la aprensividad.
Los mecanismos de la histeria se usan a menudo para demostrar la supuesta antitesis entre
sexualidad y realización social.

El carácter histérico no utiliza la libido genital para formaciones reactivas o para sublimaciones;
más aún, no existe siquiera la formación de una sólida coraza caracterológica. El hecho es
que las excitaciones genitales plenamente desarrolladas no se prestan a otra cosa que a la
gratificación directa; su inhibición obstaculiza también severamente la sublimación de otros impulsos,
porque los dota de un exceso de energía. Podríamos suponer que esto se relaciona con una
cualidad específica de la genitalidad; es más probable, sin embargo, que se deba a la cantidad
de libido implicada en la excitación de la zona genital.


El carácter histérico. / LOWEN 

La función del yo está asentada en la realidad, del mismo modo que la función sexual lo está en la
genitalidad, pero, en la estructura histérica ambas funciones están exageradas y se mantienen
gracias al endurecimiento del componente agresivo motor que desempeña una función defensiva.

Personas de claro comportamiento sexual, en combinación con un tipo específico de agilidad corporal,
dotada de un definido matiz sexual, inclinadas a sexualizar todas las relaciones no sexuales,
sugestionables, propensas a los estallidos emocionales irracionales, a la dramatización y al
comportamiento caótico e histriónico, incluso a la pseudología fantástica.

Orgullo en la rigidez del cuello e inflexibilidad de mandíbula es un aspecto de esta actitud. Tensión
en la parte inferior de la espalda y retracción de la pelvis son el equivalente sexual de la
actitud del yo. El carácter histérico mantiene un conflicto entre un intenso temor a la sexualidad
y un intenso, aunque reprimido, deseo sexual. Teme enamorarse, es decir, "caer en amor" y este
temor a la caída se manifiesta en la rigidez en las piernas. Como la agresividad es empleada
de un modo defensivo, no adapta la agresión sexual abierta, sino de incitación al hombre.
"Es un pez que desea ser atrapado, y al mismo tiempo lo teme", y el peligro que teme no es otro
que el compromiso emocional profundo. La liberación de la agresividad de su función defensiva
es lo que transforma el carácter del histérico.

Incitación a través de gestos sexuales, ojos, caderas, inconscientes que generalmente acaban con
la sumisión de la mujer que es, inconscientemente, lo que pretendía desde el principio. En todo este
componente inconsciente, la sumisión sirve para descargar en el hombre la responsabilidad del
acto sexual, sumisión aparente ya que encierra una actitud agresiva que conduce a la descarga
sexual. La persecución por parte del hombre tiene a reparar la afrenta narcisista sufrida por el
rechazo paterno de la sexualidad de la histérica. La sumisión sexual que oculta una actitud
agresiva es la marca de la casa del carácter histérico.

Este carácter está relacionado con el conflicto genital que surge como consecuencia de un
complejo de Edipo no resuelto, todo carácter histérico afronta la sexualidad con una actitud
inconsciente derivada de este complejo. El primer objeto genital de la niña es el padre.
El flujo de la libido hacia el hombre adulto solo se produce después de que la función genital ha
quedado establecida, hacia los dos, tres años de vida.

Un padre autoritario puede producir en la niña un gran temor hacia el hombre, y además de inhibirse
el deseo genital se reprime y bloquea la ira producto de la frustración. El deseo está bloqueado por la ira reprimida del mismo modo que la ira está bloqueada por el deseo reprimido, el endurecimiento
que produce la represión de estos impulsos antagónicos constituye la rígida armadura del carácter histérico.

Toda represión actúa como una defensa frente a los impulsos antagónicos. La ira no puede ser
descargada mientras no se suprima el deseo sexual hacia el padre o sustituto. La ira y el orgullo reprimidos bloquean el acceso al deseo suprimido.
Una característica del carácter histérico es que pese a la rigidez y la armadura del cuerpo, la pelvis
es mas o menos flexible y sexualmente activa. Las tensiones específicas son superficiales,
las principales están localizadas en los músculos de la vagina y en los abductores del muslo.

Carece de síntomas mientras se mantiene el equilibrio entre la producción y la descarga de
energía, pero si este equilibrio está a un nivel inferior a la plena capacidad, la vida resulta poco
interesante y carece de sentido, los sentimientos de aburrimiento, de llevar una vida rutinaria y de insatisfacción son habituales en ella. Su vida cotidiana se torna insulsa y trata de alterarla en el
sentido de una mayor producción de energía y unos sentimientos más profundos, lo que le puede
llevar a establecer otras relaciones y a buscar la aventura.

No le resulta difícil aumentar el nivel de producción de energía, aumentando la sensación
de excitación, a través de nuevas relaciones, el problema entonces surge en como descargar
la energía suplementaria. Ante una nueva experiencia hay una mayor carga sexual, más vitalidad
y alegría, sin embargo al no suceder lo mismo con la capacidad de descarga la energía vuelve al
estadío anterior, disminuye la excitación, la novedad deja de serlo y hay que buscar una nueva relación.

Cuando la histérica eleva la producción energética a un nivel superior, motivado por la liberación de emociones reprimidas, ha de aprender a soportar y a descargar este incremento de energía, cuando esto actúa así la ansiedad se reduce al mínimo. En sentido contrario, cuando no hay equilibrio, la pelvis se paraliza, el aparato genital capaz de descargar una cierta cantidad de energía, deja de funcionar cuando esa energía aumenta de un modo significativo.
Así cuando los sentimientos amorosos se movilizan en forma de impulso sexual, la ansiedad
resultante puede ahogar el deseo sexual, impedir toda descarga o hacer que la mujer se
vuelva contra el hombre. La ansiedad que se produce es convertida o contenida en un síntoma
somático y el conflicto es transferido al nivel psíquico. El ataque histérico es la contrapartida
psíquica del intento de reprimir un fuerte estado de ansiedad. Freud: "determinados aspectos
sugieren que la neurosis de ansiedad es la contrapartida somática de la histeria"

El carácter histérico no teme tanto el contacto genital como los sentimientos amorosos
profundos que tienen su origen en el corazón, su sexualidad está limitada a los genitales, no
abarca la totalidad del organismo. La personalidad está dividida entre los sentimientos tiernos y
amorosos, el amor romántico, y la genitalidad sumisa. Su neurosis consiste en el antagonismo
entre dos aspectos de un mismo impulso, cuando la descarga genital queda bloqueada surgen
los síntomas histéricos típicos.

Al tratar en terapia de llegar al corazón de la histérica, y movilizar sus sentimientos amorosos, nos
encontramos con una obstinada resistencia y orgullo, siendo este orgullo obstinado, forzado e
inflexible la clave de su carácter. Se puede establecer una relación entre este orgullo y su tendencia
a los síntomas histéricos. El orgullo de la histérica tiene que ver con la sensación de haber sido
dañada, sensación inconsciente tan profunda que determina su comportamiento, y le hace pretender
no volver a ser dañada nuevamente.

Su afrenta, que dio origen a lo anterior, fue el rechazo de su amor en el plano genital, esto sucedió
porque ese amor fue dirigido sobre todo al padre, quien no pudo corresponder a él. La niña
se halla atrapada entre el impulso de amor sexual y el temor al rechazo. En ese momento, los
sentimientos tiernos, procedentes del corazón, y las sensaciones genitales se hallan unificados
en una sola corriente o sentimiento. La niña no distingue entre amor y sexualidad. Lo perjudicial
procede de la conciencia creada en la niña de que no ha de manifestar sentimientos de
ternura y deseos genitales hacia una misma persona, estos son reprimidos y permanecen latentes
en el crecimiento.


En los impulsos de la pubertad despierta de nuevo el deseo genital, esto dota de significado y
excitación a la vida, y la adolecente trata de preservarla a expensas de los sentimientos amorosos
más profundos asociados al corazón. En todos los caracteres histéricos hay una doble sensación
de daño. Una asociada a la primera infancia, otra relacionada con la adolescencia. La sensación
de daño, arrastrada desde la infancia y causante de la inhibición de la sensación genital, es
responsable del complejo de castración.

Esta represión de la sensación genital puede desarrollarse aun un existiendo el padre en el hogar,
los factores sociales adoptan una actitud negativa hacia el sexo en nuestra cultura, la frustración
de la masturbación infantil, restricciones a los juegos sexuales de los niños, el no contestar a los
niños a preguntas sexuales, o su evitación, prohibir su curiosidad, hace que la niña se enfrenta
al hecho de que la realidad de la vida social es hostil a su impulso sexual y reacciona del mismo
modo que si la frustración tuviese su origen en el padre.

La frustración del impulso sexual de la niña no es experimentada como una negación de la
genitalidad, ya que el impulso corre del corazón a los genitales, es percibido como un rechazo
de amor, por eso, esa sensación profunda de daño. Su percepción es correcta, ya que el amor que
no se manifiesta a través del contacto físico no satisface las necesidades básicas del organismo.
Al sentirse dañada en su expresión de amor, la niña aprende a ser menos vulnerable a esta
ofensa a través de un progresivo endurecimiento. "No voy a ceder al amor que siento por ti,
así no me rechazarás". Esto conlleva orgullo como actitud. Se endurece la espalda desde
la base del cráneo hasta el sacro, se pone el cuello rígido y la cabeza se mantiene erguida.

La frigidez entendida como la ausencia de cualquier sensación genital es un problema relacionado
con la histeria, se puede, incluso, considerar como un síntoma de conversión o una expresión
de anestesia o parálisis histérica. Frigidez no es ausencia de sexualidad, la mujer frígida
revela actitudes claramente sexuales, aunque ella no se de cuenta ya que carece de toda sensación
genital. Los analistas comparan el problema de la frigidez con el cuento de la bella durmiente,
de hecho, en todo carácter histérico existe la esperanza de que un amante ideal ha de venir a
liberar la sexualidad femenina reprimida, aunque esto, rasgo histérico, no nos diga mucho ya que
estamos hablando de la inhibición de la sensación sexual en general.

La idea básica de Lowen es que la función genital expresa el principio de realidad y trata de demostrar
que la actitud de cualquier persona hacia la realidad se manifiesta en su función genital, y en lo
tocante a la frigidez sexual absoluta dice que surge al evitar la excitación general por medio de
movimientos serpenteantes, que en sí mismos constituyen una expresión de negatividad.

El retorcimiento es una reacción natural ante el dolor o el displacer cuando los medios de escape
se hallan bloqueados y el organismo no se congela. Esto ocurre cuando hubo circunstancias que
no permitieron escapar a una situación desagradable (trauma), agresión de un adulto a una niña,
la combinación de excitación sexual y temor mantiene a esta en una situación de total ansiedad:
la niña se retuerce.

El retorcimiento ante la excitación sexual no se limita a la agresión física, también a las experiencias
desagradables vividas en la infancia y relacionadas con la sexualidad, masturbación
descubierta por la madre, el intenso temor puede hacer que ella se retuerza, este tipo de reacción
constituye la armadura rígida de placas, o bien al tratar de explicarse y combinar excitación y
ansiedad puede producir la armadura de malla flexible. Ambas armaduras tienen como
función eliminar la producción de energía, disminuyendo movilidad y respiración, todo proceso de armadura indica que la agresividad sexual es empleada como arma defensiva.


La armadura histérica
El ataque histérico es un fenómeno explosivo. Un exceso de energía puede ahogar el yo en
"estallido histérico", o bien puede encerrarlo en una parte del cuerpo donde, aislado, produce
a su vez una sintomatología histérica. La inmovilización dará como resultado la parálisis histérica.
Lo importante de este proceso es que hecho de que la situación explosiva depende del
desarrollo de una fuerza dentro de un sistema o recipiente cerrado y rígido. Es esta rigidez
sistemática lo que constituye la naturaleza esencial de la estructura histérica del carácter.
La rigidez es un proceso corporal global que rodea al organismo como si fuera una armadura.

Fue Reich el que introdujo este término para designar un estado en que la ansiedad queda
asimilada hasta convertirse en un mecanismo protector que tiene la finalidad económica de servir,
por una parte, como protección frente a los estímulos del mundo exterior, y por otra, frente a
los deseos libidinosos internos. La armadura caracterológica tiene su equivalente en una
armadura muscular que desempeña la misma función desde la perspectiva bioenergética
que aquella desde la psicológica.

La armadura fue interpretada como una pecera de cristal donde nadaba el pez. La armadura
da protección, pero exige aislamiento y limita la vida del organismo, y está representada
somáticamente por las tensiones musculares. Toda armadura se basa en una tensión muscular,
pero no toda tensión muscular constituye una armadura. Las fuerte tensiones apreciadas en
esquizofrénicos, orales o masoquistas no constituyen una armadura. La armadura corporal
se basa en una total rigidez corporal. Espalda rígida e inflexible, cuello tieso y cabeza erguida,
pelvis más o menos retraída y tensa. Lo más importante es que la parte frontal del cuerpo
está dura, rigidez de pecho y abdomen. Si esta parte, lado blando y vulnerable, donde están
sentimientos, estuviera desprotegida la armadura de la espalda no le serviría de nada.

La armadura se desarrolla a partir de la inmovilización de la agresividad en el niño,
es la expresión de la actitud tensa que se adopta para hacer frente a un ataque. La tensión de la
parte frontal del cuerpo se produce al retrasar los hombros y estirar de este modo los músculos
delanteros al tiempo que se los contrae. Cuando las partes frontal y posterior del cuerpo se
hallan encerradas en una envoltura rígida formada por músculos tensos, podemos decir que
el organismo está armado.

El cambio de estructura se produce a través de un cambio en la dinámica del carácter.
Ninguna armadura puede ser liberada sin liberar la ira reprimida, que entonces fluye con fuerza hacia
brazos y manos. A medida que los hombros adquieren movilidad, el pecho se relaja, la respiración
se hace más profunda y aumenta la producción de energía, esto puede producir ansiedad (en el
tratamiento) para lo que hay que haber preparado un buen asentamiento de los pies en el suelo.





La armadura contiene la ansiedad reduciendo la respiración a través de un control inconsciente
sobre los músculos de la parte frontal del cuerpo. Aunque el diafragma esté libre, la rigidez general
de la estructura limita la entrada y salida de aire. Por eso, el primer paso para el tratamiento es
el de una respiración libre y profunda. La mayor entrada de oxígeno hace aumentar la
producción de energía y fortalece la formación de impulsos, pudiendo estos desarrollar la
suficiente fuerza para vencer la represión y alcanzar la superficie en forma de conciencia y acción.
La función respiratoria no puede ser tratada como un hecho aislado ya que incide en el
comportamiento global del organismo.

fuente: http://institutoananda.es/bio05/