CENTRO DE ESTUDIOS WILHELM REICH

INVESTIGACIÓN, FORMACIÓN, BIOTERAPIA

martes, 14 de marzo de 2017

REICH- LOWEN. Caràcter

Wilhelm Reich
Alexander Lowen

Caracteres Rígidos- Carácter Histérico
Resultado de imagen para wilhelm reich lowenResultado de imagen para wilhelm reich lowen

CARÁCTER RÍGIDO / LOWEN

Basado en la agresividad en el trabajo y a nivel genital, con una armadura
tanto emocional como muscular. El yo está firmemente asentado, pero
su fuerza es inversamente proporcional al grado de rigidez. El estricto
control del funcionamiento a tenor de la realidad, no es generalmente
ansioso. Son erguidos y tiesos, orgullosos, levantan bastante la cabeza
y sostienen recta la espina dorsal, son actitudes defensivas ya que el
orgullo es su defensa propia, y la rigidez, inflexibilidad que se convierte
en defensa contra cualquier manifestación masoquista interna.

Está en guardia contra la condición de ser utilizado, atrapado y de que se aprovechen de él, por ello frena los impulsos de abrirse e ir a buscar algo, no pide, con lo que se queda atrás y esto le produce rigidez. Tiene un gran control sobre su conducta, y una posición genital fuerte, con lo que se asegura un buen contacto con la realidad, lo malo es que este énfasis de realidad se utiliza
como defensa contra la búsqueda del placer (entrega), siendo este su conflicto.

Tiene una carga bastante fuerte en todos los puntos periféricos de contacto con el medio, con lo cual tantea la realidad antes de entrar en acción, se permite la circulación de sus sentimientos pero bloquea su expresión. El rígido hace frente a todas las tensiones, aunque no haga falta y le pueda perjudicar, y es mas, busca tensiones para demostrarse como puede contrarrestarlas, ya que si se dan por vencidos, esto supondría aceptar su fracaso, debilidad y derrota como seres humanos, y eso su orgullo no lo puede tolerar, se aprietan las mandíbulas, se envaran las piernas y se contraen rígidamente las rodillas para estar presto a la lucha con una gran voluntad.
Tienen un cuerpo proporcionado y armonioso, de gran vivacidad, ojos brillantes, tez de buen color y animación en gestos y movimientos, esto disminuye en intensidad cuando hay una gran rigidez.
Son personas ambiciosas, competitivas y agresivas, consideran la pasividad como vulnerabilidad,
son obstinados pero no rencorosos, se controlan para no parecer alocados, por su propio miedo
a la sumisión que podría ser para ellos pérdida de libertad. El rígido, por lo general, se busca bien
la vida. Tiene ojos intensivos y brillantes, pero, cuando la rigidez es notable, se endurecen, aun sin
perder el brillo, esta dureza es su defensa contra la tristeza que late en su interior, relacionada con
un sentimiento de frustración.
Aquí están incluidos el fálico narcisista, la mujer histérica, el pasivo femenino, obsesivo y compulsivo.


Los rígidos no experimentaros traumas iniciales, el suyo es la experiencia de frustración en la
búsqueda de satisfacciones eróticas, prohibición de masturbación infantil, y ocurre en relación con el progenitor del sexo opuesto. El rechazo en la búsqueda de placer erótico y sexual el niño lo
consideró como una traición a su afán de amor. Por su fuerte ego el rígido no abandona esta idea,
procede con el corazón pero con control y dominio, dado que su deseo de intimidad y placer
recibió la repulsión paterna, el rígido opera indirectamente y en guardia para lograr sus fines,
no manipula como el psicopático sino que se mueve para lograr el acercamiento a la otra persona.
Su orgullo está vinculado al sentimiento de amor, el rechazo a su pasión sexual fue un fuerte
golpe que no digiere.

El carácter rígido establece relaciones bastante íntimas, aunque siempre sigue en guardia, a pesar
de su intimidad y entrega aparente. Esto le hace entrar en conflicto porque no deja volver
demasiado la cabeza a los designios de su corazón, siempre monta guardia entre sus deseos y
su amor. No se entrega ya que esto le puede reducir, según él, a una connotación de sumisión.

Al haber sido rechazado por un progenitor experimentó una sensación de traición, y para
defenderse se puso en guardia, para no volver a ser traicionado, no expresando su amor. Está
abierto al amor, pero no lo manifiesta, al reprimir el afecto su valor como tal disminuye, por lo
que es afectuoso en su presencia, pero no en su acción, por ello hay un elemento de realidad
en su fantasía, y el no distingue bien cuando su conducta es afectuosa, o no. En lo referido
a la agresividad el rígido es extraordinariamente agresivo para compensar su
sentimiento inferior de frustración.



EL CARÁCTER HISTÉRICO / REICH
El carácter histérico -por complicados que puedan ser los síntomas y reacciones
correspondientes- representa el tipo más sencillo de coraza caracterológica.
Su característica más sobresaliente es una conducta sexual evidente, en
combinación con un tipo específico de agilidad corporal teñida de un matiz
definidamente sexual. Esto explica el hecho de que la vinculación entre las histerias femeninas y la sexualidad se haya conocido desde hace ya mucho tiempo.

En las mujeres, el carácter histérico se evidencia por una coquetería disfrazada
en el andar, en la mirada yen el hablar. En los hombres existe además blandura
y cortesía excesiva, expresión facial femenina y comportamiento femenino.
Los rasgos mencionados aparecen junto a una aprensividad más o menos franca. Esto resulta evidenteen modo particular cuando la conducta sexual parece próxima a alcanzar sus objetivos; entonces el carácter histérico siempre se retira o adopta una actitud pasiva, angustiada.

Tan violenta como fue antes la acción histérica, igualmente intensa es ahora la pasividad.
En el acto sexual, hay a menudo un aumento de actividad sin la correspondiente experiencia sexual.
Esta actividad es un intento de superar una intensa angustia. En el carácter histérico, la expresión
facial y el andar nunca son duros y pesados como en el carácter compulsivo, o confiados y
arrogantes como en el fálico-narcisista. En el caso típico, los movimientos son blandos, y sexualmente provocadores. La impresión total es de fácil excitabilidad, a diferencia, por ejemplo, del autocontrol del carácter compulsivo.

Si bien la coquetería apareada a la aprensividad y asimismo a la agilidad corporal, son evidentes
de inmediato, los demás rasgos del carácter histérico se mantienen ocultos. Entre ellos figuran
la inconstancia de las reacciones, es decir, una tendencia a cambios de conducta inesperados e
impensados; una marcada susceptibilidad a la sugestión, siempre unida a una firme tendencia a
reacciones de decepción, con la misma rapidez con que un carácter histérico, a diferencia del
compulsivo, se deja convencer aun de lo más improbable, abandonará esa convicción y la
reemplazará por otras adquiridas con igual facilidad.

La aquiescencia se ve entonces rápidamente reemplazada por lo contrario, rápida depreciación y
menosprecio sin fundamento. La sugestibilidad del carácter histérico le predispone a la hipnosis
pasiva, pero también a los vuelos de la imaginación. Se relaciona con la extraordinaria capacidad
de formar ligazones sexuales de índole infantil. La vívida imaginación da origen con facilidad a la
mentira patológica, pues las experiencias imaginadas pueden concebirse y narrarse como
experiencias reales.

Así como el carácter histérico se expresa en forma marcada en la conducta corporal, en la misma
forma tiende a representar los conflictos psíquicos mediante síntomas somáticos. Esto puede
entenderse fácilmente en virtud de la estructura libidinal.


El carácter histérico está determinado por una fijación en la fase genital del desarrollo infantil,
con su ligazón incestuosa. De esta fijación deriva el carácter histérico su marcada agresividad
genital, así como su aprensividad. Los deseos de incesto genital están reprimidos, mas han
conservado toda su catexis; no están reemplazados por impulsos pregenitales como en el caso
del carácter compulsivo. En la medida en que en el carácter histérico desempeñan un papel
importante los impulsos pregenitales, es decir, orales, anales o uretrales, constituyen
representaciones de la genitalidad o están al menos combinadas con ella.

Como lo expresara Ferenczi, el carácter histérico lo genitaliza todo, dado que el carácter histérico
sufre siempre de una severa perturbación sexual, y dado que la estasis de libido genital ejerce
los efectos más pronunciados, la agilidad sexual debe ser tan intensa como las reacciones de
angustia. El carácter histérico, a diferencia del carácter compulsivo, sufre de una tensión sexual
directa. Eso nos trae a la naturaleza de la coraza caracterológica. La coraza está mucho menos
solidificada, es mucho más lábil que en el carácter compulsivo. Es simplemente una defensa
aprensiva contra los impulsos de incesto genital. Parece paradójico, pero es un hecho, que aquí
la sexualidad genital esté al servicio de algo dirigido contra sí misma: cuanto más aprensiva es
la actitud total, tanto más pronunciada es la conducta sexual. El significado de esta función es
el siguiente: el carácter histérico tiene impulsos genitales intensos e insatisfechos, inhibidos por la
angustia genital; así, se siente constantemente expuesto a los peligros correspondientes a sus
temores infantiles. El impulso genital original se utiliza entonces para tantear, por así decirlo,
la índole y la magnitud de los peligros que amenazan.

Así, por ejemplo, cuando una mujer histérica hace propuestas sexuales particularmente activas,
es erróneo suponer que se trata de una auténtica disposición sexual. Por el contrario, con el
primer intento de aprovechar esta aparente disposición, descubriremos que su conducta
se convierte de inmediato en la opuesta: angustia o cualquier tipo de defensa, incluyendo la huida motriz. La conducta sexual sirve, pues, a la finalidad de tantear si los peligros esperados se
materializarán, y desde dónde lo harán. Esto resulta evidente en las reacciones transferenciales
durante el tratamiento analítico.

El carácter histérico ignora siempre el significado de su conducta sexual, lucha contra el hecho
de llegar a conocerlo, se indigna sobremanera ante tales "sugerencias"; en pocas palabras,
pronto comprendemos que lo que parece un impulso sexual es sexualidad en función de
defensa. Sólo después de haber desenmascarado esto y haber disuelto analíticamente la angustia
genital infantil, aparece en su función original el impuso genital hacia un objeto; en la medida en
que eso sucede, el paciente pierde también la exagerada agilidad sexual. El hecho de que esta
conducta sexual exprese también otros impulsos secundarios, tales como narcisismo primitivo o
el deseo de dominar o de causar impresión, carece de importancia en este contexto.

En la medida en que se encuentran en el carácter histérico otros mecanismos además de los
genitales, ya no pertenecen específicamente a este tipo caracterológico. A menudo
encontramos por ejemplo mecanismos depresivos. En estos casos, se descubre que la fijación
incestuosa-genital fue en parte reemplazada por una regresión a mecanismos orales.

La marcada tendencia de los histéricos a las regresiones orales, se explica por la estasis sexual
en esta zona y por el hecho de que, por haber asumido el papel del genital, la boca absorbe
mucha libido "desplazamiento desde abajo hacia arriba". En este proceso, se activan también
reacciones de tipo melancólico que pertenecen a la fijación oral original. El carácter histérico
se presenta, pues, en su forma pura si es ágil, nervioso y vivaz; si es depresivo, retraído y autista,
pone de manifiesto mecanismos ya no específicamente histéricos. No obstante ello, se justifica
hablar de depresiones histéricas, como contraste con las depresiones melancólicas. La diferencia
estriba en la medida en que la libido genital y las relaciones objetales están presentes junto a las
actitudes orales. Esto explica las transiciones graduales en cuyos extremos encontramos la
melancolía pura y, donde predomina la genitalidad, la pura histeria.

El carácter histérico presenta escasa tendencia a la sublimación y a la realización intelectual,
y una tendencia a las formaciones reactivas mucho menor que otros tipos caracterológicos.
Esto se debe también a que la libido no se descarga en la gratificación sexual que reduciría
la hiper sexualidad, ni las energías sexuales enraizan con amplitud en el carácter; por el contrario,
se descargan en inervaciones somáticas, en la angustia o en la aprensividad.
Los mecanismos de la histeria se usan a menudo para demostrar la supuesta antitesis entre
sexualidad y realización social.

El carácter histérico no utiliza la libido genital para formaciones reactivas o para sublimaciones;
más aún, no existe siquiera la formación de una sólida coraza caracterológica. El hecho es
que las excitaciones genitales plenamente desarrolladas no se prestan a otra cosa que a la
gratificación directa; su inhibición obstaculiza también severamente la sublimación de otros impulsos,
porque los dota de un exceso de energía. Podríamos suponer que esto se relaciona con una
cualidad específica de la genitalidad; es más probable, sin embargo, que se deba a la cantidad
de libido implicada en la excitación de la zona genital.


El carácter histérico. / LOWEN 

La función del yo está asentada en la realidad, del mismo modo que la función sexual lo está en la
genitalidad, pero, en la estructura histérica ambas funciones están exageradas y se mantienen
gracias al endurecimiento del componente agresivo motor que desempeña una función defensiva.

Personas de claro comportamiento sexual, en combinación con un tipo específico de agilidad corporal,
dotada de un definido matiz sexual, inclinadas a sexualizar todas las relaciones no sexuales,
sugestionables, propensas a los estallidos emocionales irracionales, a la dramatización y al
comportamiento caótico e histriónico, incluso a la pseudología fantástica.

Orgullo en la rigidez del cuello e inflexibilidad de mandíbula es un aspecto de esta actitud. Tensión
en la parte inferior de la espalda y retracción de la pelvis son el equivalente sexual de la
actitud del yo. El carácter histérico mantiene un conflicto entre un intenso temor a la sexualidad
y un intenso, aunque reprimido, deseo sexual. Teme enamorarse, es decir, "caer en amor" y este
temor a la caída se manifiesta en la rigidez en las piernas. Como la agresividad es empleada
de un modo defensivo, no adapta la agresión sexual abierta, sino de incitación al hombre.
"Es un pez que desea ser atrapado, y al mismo tiempo lo teme", y el peligro que teme no es otro
que el compromiso emocional profundo. La liberación de la agresividad de su función defensiva
es lo que transforma el carácter del histérico.

Incitación a través de gestos sexuales, ojos, caderas, inconscientes que generalmente acaban con
la sumisión de la mujer que es, inconscientemente, lo que pretendía desde el principio. En todo este
componente inconsciente, la sumisión sirve para descargar en el hombre la responsabilidad del
acto sexual, sumisión aparente ya que encierra una actitud agresiva que conduce a la descarga
sexual. La persecución por parte del hombre tiene a reparar la afrenta narcisista sufrida por el
rechazo paterno de la sexualidad de la histérica. La sumisión sexual que oculta una actitud
agresiva es la marca de la casa del carácter histérico.

Este carácter está relacionado con el conflicto genital que surge como consecuencia de un
complejo de Edipo no resuelto, todo carácter histérico afronta la sexualidad con una actitud
inconsciente derivada de este complejo. El primer objeto genital de la niña es el padre.
El flujo de la libido hacia el hombre adulto solo se produce después de que la función genital ha
quedado establecida, hacia los dos, tres años de vida.

Un padre autoritario puede producir en la niña un gran temor hacia el hombre, y además de inhibirse
el deseo genital se reprime y bloquea la ira producto de la frustración. El deseo está bloqueado por la ira reprimida del mismo modo que la ira está bloqueada por el deseo reprimido, el endurecimiento
que produce la represión de estos impulsos antagónicos constituye la rígida armadura del carácter histérico.

Toda represión actúa como una defensa frente a los impulsos antagónicos. La ira no puede ser
descargada mientras no se suprima el deseo sexual hacia el padre o sustituto. La ira y el orgullo reprimidos bloquean el acceso al deseo suprimido.
Una característica del carácter histérico es que pese a la rigidez y la armadura del cuerpo, la pelvis
es mas o menos flexible y sexualmente activa. Las tensiones específicas son superficiales,
las principales están localizadas en los músculos de la vagina y en los abductores del muslo.

Carece de síntomas mientras se mantiene el equilibrio entre la producción y la descarga de
energía, pero si este equilibrio está a un nivel inferior a la plena capacidad, la vida resulta poco
interesante y carece de sentido, los sentimientos de aburrimiento, de llevar una vida rutinaria y de insatisfacción son habituales en ella. Su vida cotidiana se torna insulsa y trata de alterarla en el
sentido de una mayor producción de energía y unos sentimientos más profundos, lo que le puede
llevar a establecer otras relaciones y a buscar la aventura.

No le resulta difícil aumentar el nivel de producción de energía, aumentando la sensación
de excitación, a través de nuevas relaciones, el problema entonces surge en como descargar
la energía suplementaria. Ante una nueva experiencia hay una mayor carga sexual, más vitalidad
y alegría, sin embargo al no suceder lo mismo con la capacidad de descarga la energía vuelve al
estadío anterior, disminuye la excitación, la novedad deja de serlo y hay que buscar una nueva relación.

Cuando la histérica eleva la producción energética a un nivel superior, motivado por la liberación de emociones reprimidas, ha de aprender a soportar y a descargar este incremento de energía, cuando esto actúa así la ansiedad se reduce al mínimo. En sentido contrario, cuando no hay equilibrio, la pelvis se paraliza, el aparato genital capaz de descargar una cierta cantidad de energía, deja de funcionar cuando esa energía aumenta de un modo significativo.
Así cuando los sentimientos amorosos se movilizan en forma de impulso sexual, la ansiedad
resultante puede ahogar el deseo sexual, impedir toda descarga o hacer que la mujer se
vuelva contra el hombre. La ansiedad que se produce es convertida o contenida en un síntoma
somático y el conflicto es transferido al nivel psíquico. El ataque histérico es la contrapartida
psíquica del intento de reprimir un fuerte estado de ansiedad. Freud: "determinados aspectos
sugieren que la neurosis de ansiedad es la contrapartida somática de la histeria"

El carácter histérico no teme tanto el contacto genital como los sentimientos amorosos
profundos que tienen su origen en el corazón, su sexualidad está limitada a los genitales, no
abarca la totalidad del organismo. La personalidad está dividida entre los sentimientos tiernos y
amorosos, el amor romántico, y la genitalidad sumisa. Su neurosis consiste en el antagonismo
entre dos aspectos de un mismo impulso, cuando la descarga genital queda bloqueada surgen
los síntomas histéricos típicos.

Al tratar en terapia de llegar al corazón de la histérica, y movilizar sus sentimientos amorosos, nos
encontramos con una obstinada resistencia y orgullo, siendo este orgullo obstinado, forzado e
inflexible la clave de su carácter. Se puede establecer una relación entre este orgullo y su tendencia
a los síntomas histéricos. El orgullo de la histérica tiene que ver con la sensación de haber sido
dañada, sensación inconsciente tan profunda que determina su comportamiento, y le hace pretender
no volver a ser dañada nuevamente.

Su afrenta, que dio origen a lo anterior, fue el rechazo de su amor en el plano genital, esto sucedió
porque ese amor fue dirigido sobre todo al padre, quien no pudo corresponder a él. La niña
se halla atrapada entre el impulso de amor sexual y el temor al rechazo. En ese momento, los
sentimientos tiernos, procedentes del corazón, y las sensaciones genitales se hallan unificados
en una sola corriente o sentimiento. La niña no distingue entre amor y sexualidad. Lo perjudicial
procede de la conciencia creada en la niña de que no ha de manifestar sentimientos de
ternura y deseos genitales hacia una misma persona, estos son reprimidos y permanecen latentes
en el crecimiento.


En los impulsos de la pubertad despierta de nuevo el deseo genital, esto dota de significado y
excitación a la vida, y la adolecente trata de preservarla a expensas de los sentimientos amorosos
más profundos asociados al corazón. En todos los caracteres histéricos hay una doble sensación
de daño. Una asociada a la primera infancia, otra relacionada con la adolescencia. La sensación
de daño, arrastrada desde la infancia y causante de la inhibición de la sensación genital, es
responsable del complejo de castración.

Esta represión de la sensación genital puede desarrollarse aun un existiendo el padre en el hogar,
los factores sociales adoptan una actitud negativa hacia el sexo en nuestra cultura, la frustración
de la masturbación infantil, restricciones a los juegos sexuales de los niños, el no contestar a los
niños a preguntas sexuales, o su evitación, prohibir su curiosidad, hace que la niña se enfrenta
al hecho de que la realidad de la vida social es hostil a su impulso sexual y reacciona del mismo
modo que si la frustración tuviese su origen en el padre.

La frustración del impulso sexual de la niña no es experimentada como una negación de la
genitalidad, ya que el impulso corre del corazón a los genitales, es percibido como un rechazo
de amor, por eso, esa sensación profunda de daño. Su percepción es correcta, ya que el amor que
no se manifiesta a través del contacto físico no satisface las necesidades básicas del organismo.
Al sentirse dañada en su expresión de amor, la niña aprende a ser menos vulnerable a esta
ofensa a través de un progresivo endurecimiento. "No voy a ceder al amor que siento por ti,
así no me rechazarás". Esto conlleva orgullo como actitud. Se endurece la espalda desde
la base del cráneo hasta el sacro, se pone el cuello rígido y la cabeza se mantiene erguida.

La frigidez entendida como la ausencia de cualquier sensación genital es un problema relacionado
con la histeria, se puede, incluso, considerar como un síntoma de conversión o una expresión
de anestesia o parálisis histérica. Frigidez no es ausencia de sexualidad, la mujer frígida
revela actitudes claramente sexuales, aunque ella no se de cuenta ya que carece de toda sensación
genital. Los analistas comparan el problema de la frigidez con el cuento de la bella durmiente,
de hecho, en todo carácter histérico existe la esperanza de que un amante ideal ha de venir a
liberar la sexualidad femenina reprimida, aunque esto, rasgo histérico, no nos diga mucho ya que
estamos hablando de la inhibición de la sensación sexual en general.

La idea básica de Lowen es que la función genital expresa el principio de realidad y trata de demostrar
que la actitud de cualquier persona hacia la realidad se manifiesta en su función genital, y en lo
tocante a la frigidez sexual absoluta dice que surge al evitar la excitación general por medio de
movimientos serpenteantes, que en sí mismos constituyen una expresión de negatividad.

El retorcimiento es una reacción natural ante el dolor o el displacer cuando los medios de escape
se hallan bloqueados y el organismo no se congela. Esto ocurre cuando hubo circunstancias que
no permitieron escapar a una situación desagradable (trauma), agresión de un adulto a una niña,
la combinación de excitación sexual y temor mantiene a esta en una situación de total ansiedad:
la niña se retuerce.

El retorcimiento ante la excitación sexual no se limita a la agresión física, también a las experiencias
desagradables vividas en la infancia y relacionadas con la sexualidad, masturbación
descubierta por la madre, el intenso temor puede hacer que ella se retuerza, este tipo de reacción
constituye la armadura rígida de placas, o bien al tratar de explicarse y combinar excitación y
ansiedad puede producir la armadura de malla flexible. Ambas armaduras tienen como
función eliminar la producción de energía, disminuyendo movilidad y respiración, todo proceso de armadura indica que la agresividad sexual es empleada como arma defensiva.


La armadura histérica
El ataque histérico es un fenómeno explosivo. Un exceso de energía puede ahogar el yo en
"estallido histérico", o bien puede encerrarlo en una parte del cuerpo donde, aislado, produce
a su vez una sintomatología histérica. La inmovilización dará como resultado la parálisis histérica.
Lo importante de este proceso es que hecho de que la situación explosiva depende del
desarrollo de una fuerza dentro de un sistema o recipiente cerrado y rígido. Es esta rigidez
sistemática lo que constituye la naturaleza esencial de la estructura histérica del carácter.
La rigidez es un proceso corporal global que rodea al organismo como si fuera una armadura.

Fue Reich el que introdujo este término para designar un estado en que la ansiedad queda
asimilada hasta convertirse en un mecanismo protector que tiene la finalidad económica de servir,
por una parte, como protección frente a los estímulos del mundo exterior, y por otra, frente a
los deseos libidinosos internos. La armadura caracterológica tiene su equivalente en una
armadura muscular que desempeña la misma función desde la perspectiva bioenergética
que aquella desde la psicológica.

La armadura fue interpretada como una pecera de cristal donde nadaba el pez. La armadura
da protección, pero exige aislamiento y limita la vida del organismo, y está representada
somáticamente por las tensiones musculares. Toda armadura se basa en una tensión muscular,
pero no toda tensión muscular constituye una armadura. Las fuerte tensiones apreciadas en
esquizofrénicos, orales o masoquistas no constituyen una armadura. La armadura corporal
se basa en una total rigidez corporal. Espalda rígida e inflexible, cuello tieso y cabeza erguida,
pelvis más o menos retraída y tensa. Lo más importante es que la parte frontal del cuerpo
está dura, rigidez de pecho y abdomen. Si esta parte, lado blando y vulnerable, donde están
sentimientos, estuviera desprotegida la armadura de la espalda no le serviría de nada.

La armadura se desarrolla a partir de la inmovilización de la agresividad en el niño,
es la expresión de la actitud tensa que se adopta para hacer frente a un ataque. La tensión de la
parte frontal del cuerpo se produce al retrasar los hombros y estirar de este modo los músculos
delanteros al tiempo que se los contrae. Cuando las partes frontal y posterior del cuerpo se
hallan encerradas en una envoltura rígida formada por músculos tensos, podemos decir que
el organismo está armado.

El cambio de estructura se produce a través de un cambio en la dinámica del carácter.
Ninguna armadura puede ser liberada sin liberar la ira reprimida, que entonces fluye con fuerza hacia
brazos y manos. A medida que los hombros adquieren movilidad, el pecho se relaja, la respiración
se hace más profunda y aumenta la producción de energía, esto puede producir ansiedad (en el
tratamiento) para lo que hay que haber preparado un buen asentamiento de los pies en el suelo.





La armadura contiene la ansiedad reduciendo la respiración a través de un control inconsciente
sobre los músculos de la parte frontal del cuerpo. Aunque el diafragma esté libre, la rigidez general
de la estructura limita la entrada y salida de aire. Por eso, el primer paso para el tratamiento es
el de una respiración libre y profunda. La mayor entrada de oxígeno hace aumentar la
producción de energía y fortalece la formación de impulsos, pudiendo estos desarrollar la
suficiente fuerza para vencer la represión y alcanzar la superficie en forma de conciencia y acción.
La función respiratoria no puede ser tratada como un hecho aislado ya que incide en el
comportamiento global del organismo.

fuente: http://institutoananda.es/bio05/

Tipo de Carácter

Resultado de imagen para el carácter compulsivo wilhelm reich

ANÁLISIS DEL CARACTER


DESCARGAR LIBRO: Ánalis del carácter de Wilhelm Reich
Resumen del libro: La estructura del carácter no es precisamente un concepto que haya cristalizado a la perfección en la literatura psicoanalítica, y de ahí que este libro suponga un avance sustancial con respecto a las primeras teorizaciones de Freud, que resaltaban su origen instintivo basándose en la psicología del ello. Oponiéndose a todo esto, Reich presenta el carácter como una alteración crónica del yo, una estructura rígida cuyo objeto es su protección frente a peligros externos e internos, y afirma que este “acorazamiento” se produce como resultado del miedo al castigo. Las represiones de la primera educación, así, se convierten en una “coraza caracterológica” que deviene, en manos de Reich, uno de los ingredientes básicos del psicoanálisis.
Un clásico indiscutible en su materia, y a la vez uno de los libros más revolucionarios y atrevidos de la historia del psicoanálisis, Análisis del carácter acaba proclamando que la reacción hostil del paciente es lo único que puede vencer sus resistencias al análisis.
Según palabras del autor: – Esta obra emplea  terminología psicoanalítica y presenta una descripción psicológica de las neurosis. En los quince años transcurridos desde que se publicara la primera edición, debí volver a planear y a escribir nuestro cuadro de la enfermedad emocional. En ese lapso, se produjeron numerosos descubrimientos de importancia: “carácter” se convirtió en un término equivalente a comportamiento biofísico típico. Las “emociones” vinieron a significar, más y más, manifestaciones de una bioenergia tangible, de la energía orgánica organísmica. Poco a poco, aprendimos a manejarla en forma práctica mediante lo que ahora se denomina “orgonterapia medica”. En el prólogo a la segunda edición, señalé que el “análisis del carácter” tiene todavía validez en el dominio de la psicología profunda, donde se originó y al cual aún pertenece. En la actualidad, ya no tratamos el análisis del carácter tal como se describe en este libro. Sin embargo, todavía empleamos el método de análisis del carácter en determinadas situaciones; todavía partimos de las actitudes caracterológicas para adentrarnos en la experiencia humana. Pero en la orgonterapia, nuestro punto de partida es de índole bioenergética y ya no psicológica.

Cartas de Freud a Reich

CARTAS DE S.FREUD A W. REICH : EL AMBULATORIUM DE VIENA, EL SEMINARIO TÉCNICO Y EL NACIMIENTO DEL ANÁLISIS DEL CARÁCTER


A continuación os dejamos una introducción y un enlace sobre  artículo del Dr. Carlos Frigola   Cartas de S. Freud a W. Reich publicado en la revista digital " Temas de Psicoanálisis"


FREUD Y REICH

La pregunta ¿” Qué es la vida”? está presente en toda la obra de W. Reich. Si miramos atrás en su extensa biografía vemos a un joven estudiante, interesarse no sólo en las ciencias médicas, sino en todo aquello que se oculta en la inmensidad del bosque del conocimiento, lo que emerge de él: literatura, filosofía, sexología, antropología, escritos psicoanalíticos o la historia del materialismo; yendo y viniendo entre el mecanicismo y el vitalismo, leyendo siempre que podía, robando minutos al sueño, todos los libros interesantes que caían en sus manos. Al final de su vida, reunió en su biblioteca de Orgonón más de 8000 libros.
Entre 1924 y 1930, Sigmund Freud escribió 10 cartas a Wilhelm Reich, compartiendo a través de la Sociedad Psicoanalítica Vienesa, los acontecimientos socio-políticos  más importantes de la historia reciente de Austria.
Estas cartas han permanecido inéditas hasta ahora, ya que en su testamento, W. Reich dejó escrito que sus apuntes, su correspondencia, su diario personal y otros escritos inéditos no podrían ser mostrados al público hasta 50 años después de su muerte. Es decir, hasta 2007.
El Dr. Carles Frigola ha tenido acceso a estas cartas y ha escrito un artículo muy interesante que ha sido publicado en la conocida revista digital “Temas de Psicoanálisis”, órgano de la Sociedad Española de Psicoanálisis


www.temasdepsicoanalisis.org/cartas-de-s-freud-a-w-reich-el-ambulatorium-de-viena-el-seminario-tecnico-y-el-nacimiento-del-analisis-del-caracter/




CULTURA    LAS CARTES PUBLICADAS EN UN LIBRO, ESTAN DATADAS ENTRE 1924 Y 1930

FRIGOLA “PSICOANALITZA” FREUD

El psiquiatra figuerense analiza la correspondencia inédita entre el creador del psicoanálisis y su principal discípulo, Wilhelm Reich

Josep M. Bernils. Borrassà

Durante su estancia en Londres, en los años 70, el doctor figuerense Carles Frigola pasaba a menudo por delante del número 39 de Elsworthy Road. Hoy es la sede del Museo Sigmund Freud, pero en aquella época era la residencia de la hija del eminente psiquiatra y en donde se había establecido su padre después del exilio forzado provocado por la persecución de los judíos en Viena durante la ocupación nazi. Frigola tuvo la ocasión mientras residía en la capital inglesa, asistir a conferencias pronunciadas por Anna Freud, como buen seguidor que era de las teorías del psicoanálisis que había desarrollado su padre i discípulo más destacado, Wilhelm Reich.

Ahora el doctor Frigola, que también es psiquiatra y psicoanalista, acaba de publicar Cartas de Freud a Reich (editorial Laertes). La presentación del libro se realizará el próximo 2 de marzo (19.30h), en la biblioteca Fajes de Clemente de Figueres, y el día 14, en Barcelona. El libro reproduce por primera vez y analiza una decena de cartas datadas entre los años 1924 y 1930. En aquella época, Wilhelm Reich dirigía el seminario de Viena en donde se juntaban los candidatos que se desplazaban para formar con Sigmund Freud.

Frigola explica que “Freud era una persona que tenia una relación epistolar con mucha gente y sus textos representan una fuente de información muy importante. Lo mismo pasa con Reich, del cual hay mas de 5.000 cartas catalogadas ya que siempre hacia copia. Muchas cartas de Freud se encuentran en la biblioteca del congreso de los Estados Unidos, en Washington. Allá consulté esta documentación y me interesé por una decena de cartas inéditas que se intercambiaron entre los dos. En el libro a parte de de publicarlas por primera vez, hago una reconstrucción histórica y su contextualización.


MOMENTO HISTÓRICO

El trabajo de Carles Frigola permite analizar “un momento muy importante de la historia europea ya que es el inicio del enfrentamiento entre el fascismo y el comunismo que dará pie, años mas tarde, a la II Guerra Mundial. Son cartas personales entre los dos psiquiatra, en donde se habla de cuestiones médicas pero también de acontecimientos históricos que viven y de cuestiones personales. Tienen un gran interés para los profesionales y también para el público porque nos permite profundizar en su personalidad, la de mis dos grandes maestros. En estos textos se dicen cosas que no aparecen en sus libros”.

Añade que “de alguna manera es como hacer un tratado de antropología de los dos personajes. Personalmente he disfrutado mucho al escribirlo, a pesar de que ha pasado  tiempo desde que comencé el proyecto hasta que lo he acabado. Las cartas originales estaban escritas en alemán y han estado traducidas al inglés y al castellano. Repito que son textos inéditos y creo que esto hace muy interesante el volumen. Las cartas dan información que tampoco aparece en los tratados sobre la psicoanálisis que han escrito los dos psiquiatras de referencia. En este sentido también quiero poner en valor la importancia de escribir cartas y de conservarlas ya que son un complemento necesario, imprescindible, para conocer a sus autores”.

El libro se complementa con un ensayo del mismo Frigola que lleva por titulo “Los ojos, estas silenciosas lenguas de amor. Pensando con el cuerpo, innovaciones técnicas”. En el texto se describen las aportaciones que han hecho sobre el tema médicos y psicoanalistas orgonomistas discípulos de Reich.

PROYECTOS

Aunque ahora presenta este libro, el psiquiatra figuerense ya tiene a punto otro. Lleva por título Sensaciones, emociones y sentimientos y va dirigido a un público más generalista. Se trata de una
compilación de artículos ya publicados y que dan una visión actual sobre la evolución de las patologías mas habituales relacionadas con la conducta humana.

Frigola reconoce que “el 1980 nuestra sociedad cambió y esto afectó a las patologías más comunes como la depresión, las adicciones o la esquizofrenia. Se pasó de una sociedad autoritaria, en donde se contenían los instintos, a una en la cual los instintos o los impulsos se desbordan. Por una parte la libertad es buena, pero por la otra al no haber unos controles, o ciertos controles, se pueden producir alteraciones de la conducta humana”.

Añade que “en este sentido la psicoanálisis ha cambiado en las última décadas. De ser una acción individual pasa a ser una relación intersubjetiva y relacional. I mientr4as aparecen nuevas patologías- como la violencia doméstica – otras, que lo eran en épocas anteriores, han dejado de serlo, como el lesbianismo o la homosexualidad, por ejemplo”.

martes, 17 de enero de 2017

Nuevas mistificaciones

Resultado de imagen para herbert marcuseResultado de imagen para wilhelm reich. libros

Cuando se arroja una información como dato, tratamos de entender si esa proposición tiene bases de fundamento en documentos, si son opiniones o si son meros comentarios denigrantes para rebajarlo. En un momento sucedió  así en el debate con la escuela Frankfurteana y con Herbert Marcuse.

Para los primeros Luckacs fue duro al decir a que habían vuelto a Alemania luego de la Segunda Guerra Mundial para hablar de un Marx 'edulcorado'. La 'Escuela de Frankfurt' había salido de la Alemania nazi y llevó todas sus investigaciones a EEUU. De Marcuse la acusación fue más directa. El integro la OSS Office of Strategic Services (Oficina de Sevicios Estratégicos) que es el antecedente de la CIA.
Tal como observan Carena & Dávoli (2014), si bien este movimiento, esta corriente, emergió en los espacios académicos de Frankfurt, poco tenía que ver y poco representativa era de la cultura alemana de aquel momento y contexto, sino que más bien -hemos de decir nosotros- entonaba adecuadamente con la idiosincrasia política y cultural de la República de Weimar, con su gobierno neomarxista y "socialdemócrata" muy mal visto por gran parte de la población; gobierno al que se le atribuían inefables traiciones a la Nación alemana luego de la Primera Guerra mundial. Cabe destacar además, que la Escuela de Frankfurt nace emparentada con el Instituto británico Tavistock, una de las usinas (financiada por la gran banca) más prominentes donde se fabricarían diversas teorías y modelos de ingeniería y control social poblacional del siglo XX (dos prominentes figuras de la Psicología vinculadas al Tavistock fueron nada menos que  el psicoanalista Wilfred Bion y el psicólogo social Kurt Lewin).
Marcuse fue uno de los más destacados discípulos de Heidegger, un joven que desde temprano destacó por su alto calibre intelectual, y a su vez fue aquel discípulo que se encargó de "llamar al orden" en público al filósofo alemán -a su propio maestro-  por las implicancias de éste último con el nacionalsocialismo. Con dedo inquisidor, Marcuse señalará a Heidegger (el filósofo más importante del siglo XX) ante la prensa y mediante cartas en tiempos de posguerra, empuñando -y respaldándose- el discurso de los Aliados. Y no podía ser de otra forma: además de su origen judío, el joven Marcuse triunfó en USA inmediatamente después de emigrar a ese país escapando del III Reich en los años 30, habiendo pasado antes por Ginebra y París. Heidegger nunca soñó que uno de sus mejores discípulos, quien dicho sea de paso asimiló muchos de sus planteos sobre "la técnica", los usaría, en el seno de la Escuela de Frankfurt, para amparar teórica y espiritualmente una de las máximas revoluciones de la posmodernidad, esto es, la revolución sexual y cultural de la Nueva Izquierda anglosajona. El triunfo de Marcuse en USA es dato conocido, pero existe otro dato no tan divulgado. Marcuse no triunfa de cualquier forma dentro de USA, sino que nada menos lo hace aceptando un puesto en la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) fundada en medio de la guerra, lo cual será posteriormente la CIA.  Las tareas de Marcuse para este organismo de inteligencia durante la Segunda Guerra Mundial consistieron en asesoramiento sobre cuestiones concernientes a la Unión Soviética y Alemania, análisis ideológicos y de política exterior, así como contribuir al diseño de una guerra psicológica –desde la psicología social- en el contexto de la naciente Guerra Fría. (Schulz, 2013) Es decir, no estamos ante un cándido intelectual de escritorio, sino ante un agente de inteligencia que colaboró, primero, en la guerra contra Alemania, y posteriormente contra la Unión Soviética. No se trató de un intelectual orgánico de partido como lo fue Gramsci ni un escritor solitario dentro de una cabaña alpina como Nietzsche, sino de un "intelectual engranaje" de aparatos políticos y organizacionales que disputaban un modelo de civilización. No fue el único caso, sino que su colega, Theodor Adorno, fue conjurado por Rockefeller para formar parte del proyecto "Radio", proyecto que inauguraría en USA una interesante vanguardia de investigación experimental sobre comunicación y control social mediante los medios, que terminaría repercutiendo en la industria del cine, la TV y la industria discográfica. (Carena & Dávoli, 2014)
(Marcuse, padre de la nueva izquierda/ Andres Irasuste. 2014)


Con Wilhelm Reich, sucedía algo así cuando es crucificado por su 'locura'. Ese dato de que estuvo internado por esquizofrenia, era un mal y cruel chimento que circulaba por donde pasaba Otto Fenichel. Tuvieron que pasar muchos años para desmitificar esa idea de que murió loco y encima en la cárcel. Muchos psiquiatras y psicoanalistas ya refugiados en EEUU repetían esto.
Ahora ha comenzado a plantearse el dato de que Wilhelm Reich ya estando en USA, tuvo colaboración con la OSS. ¿Pudo haber sido contratado cómo Marcuse?, ¿en qué afecta eso a su obra?

Esto lo dice Ernesto Milá:

"En 1947, Reich se comprometió durante cinco años a trabajar para el OSS, precedente de la CIA. La CIA puso especial interés –lo cual dice mucho en el contexto que nos ocupa- sobre el aparato diseñado para controlar el tiempo y la atmósfera. Ese aparato, al decir de su inventor, era capaz de “aspirar” las energías DOR y atenuar la violencia de una tempestad. De ser así, era evidente que una acumulación de energía DOR, podía operar el efecto contrario, esto es, acentuar la virulencia de una tempestad. Los discípulos de Reich afirman todavía hoy que las pruebas realizadas por la CIA dieron un resultado positivo y que experimentaron con éxito sobre una tempestad. La fase siguiente del “Proyecto Fénix” –tal era su nombre en clave- consistía en lanzar a la atmósfera entre 200 y 500 radiosondas al día. Estas radiosondas consistían en unas cajas fabricadas en los laboratorios de Brookhaven a partir de los trabajos y las indicaciones de Reich. Se trataba, en la práctica de pequeños acumuladores orgánicos que debían absorver el excedente de energía DOR que se encontraba en determinadas zonas de la atmósfera. Emitían una señal oscilante continua sobre un radio de 100 millas, y se esperaba que tuvieran la capacidad de convertir la energía eléctrica en energía etérica. Utilizaban primeramente la frecuencia de 403 mHz y luego la de 1680 mHz. Las pareder de la caja estaban formadas por un “thermisor” compuesto por oro, plata, planito e iridio, recubierto por una capa plástica que aislaba de la humedad. El dispositivo se  completaba con una aguja que actuaba a modo de antena capaz de captar las energías DOR y producir Orgón.  Algunos discípulos de Reich sostienen en la actualidad que este proyecto tenia como objetivo –en 1947, cuando se intuía en el horizonte la “guerra fría”- el control del clima. Esos mismos discípulos sostienen que la fusión de este proyecto con el Proyecto Filadelfia (intentar hacer invisible el propio armamento a los radares enemigos, que tuvo efectos secundarios sobre la tripulación de un navío de los EEUU), nació el Proyecto Fénix, uno de cuyos objetivos era alterar el normal curso del pensamiento.  En 1952, la relación de Reich con la CIA termina. Se han conocido muy pocos detalles de esta colaboración que demuestra solamente una cosa: que en esa época, los científicos norteamericanos a sueldo del Departamento de Defensa, estimaban que era posible alterar el clima e intentaron llevar sus pesquisas por la senda trazada por Wilhelm Reich. Reich podía estar aquejado de un trastorno obsesivo compulsivo, pero alguien quería comprobar si verdaderamente, por mínimo que fuera el basamento científico de sus teorías, tenía razón y era posible, finalmente, controlar el clima. Eso ocurría sólo unos pocos años antes de que el proyecto ROTHR fuera puesto en marcha como precedente de HAARP. Era el período en el que Nikola Tesla acababa de fallecer y sus papeles habían resultado recogidos por el FBI."© Ernesto Milà – infokrisis – infokrisis@yahoo.es

¿De dónde ha sacado esta información este autor? no lo dice. Sus biográfos más importantes tampoco (Sharaff, Neill, Ollendorff, De Marchi, Raknes). Al citar lo de Tesla y lo del FBI, arroja una serie de sospechas como aquellos libros de espionaje, misterio, mística y ciencia ficción. (en esa línea de Pawels o de Von Daniken)

Igual el autor de estas líneas seguirá buscando más información, ya que sí hay que aclarar, que todo ese período era el de la'Guerra fría', donde el espionaje y la paranoia aumentaban día a día.

Entre los Reichianos, neoreichianos, protoreichianos, etc , hay que desmitificar dos o tres cosas: 1) que estaba loco 2) que lo asesinaron en la cárcel 3) y que el 'acumulador de orgón' servía para curar cualquier cosa y daba más potencia sexual. Ahora se ha agregado una nueva.

Carlos Liendro
www.pulsacion.org

Argentina, Uruguay y Brasil están en el "pasillo de los tornados"

Resultado de imagen para corredores de tornados en sudamericaResultado de imagen para corredores de tornados en sudamerica
Expertos estiman sucederán unos 95 casos similares por año. Se caracterizan por tormentas y tornados severos, muchos de ellos extremadamente destructivos. En Soriano aún sufre sus consecuencias.
Según la página oficial del Servicio de Meteorología, Hidrología, Sismología y Vulcanología de la República Argentina, parte de Argentina, todo Uruguay y parte del sur de Brasil conforman el "pasillo de los tornados", que es una extensa área donde se producen tornados y tormentas severas con mucha frecuencia.
Se sabe desde 2006
La NASA realizó un estudio en 2006, que con la ayuda de los satélites de la agencia pudo identificar las áreas en el mundo donde se producen las tormentas más intensas y encontró que estas tormentas se encuentran al este de la Cordillera de los Andes. La región está considerada como la segunda en frecuencia de tornados en todo el mundo (después de Tornado Alley, en Estados Unidos).

Al no tener la suficiente cobertura de radar y poca densidad de población, no se puede detectar con precisión la cantidad de tornados que se producen por año en esta zona. Los tornados registrados son solamente los que han sido avistados por las personas, y casi siempre este avistamiento ocurre cuando un tornado se forma cerca de un área poblada.

Pero se calcula que en Uruguay se producen aproximadamente 65 por año, en Argentina unos 150, en Paraguay alrededor de 35 y Brasil registraría unos 95 casos, sumando las llamadas Nubes Embudo, Tornados y Trombas Marinas. En toda el área del Pasillo de los Tornados son aproximadamente 345 casos anuales.
Causas
En esta región están dadas las condiciones para tornados y tormentas intensas, debido a la gran extensión de la Llanura Pampeana, donde el aire frío proveniente de la Patagonia y la Antártida, choca con el aire caliente y húmedo proveniente de zonas de Brasil, región del Norte de Argentina y Paraguay. A ello se le suma el aire seco proveniente de la Cordillera de los Andes, todo lo cual produce tormentas intensas que logran alcanzar con mucha frecuencia el estado de supercelda y muchas generan intenso granizo y tornados de distintas intensidades, en su mayoría EF0, EF1 Y EF2.

Generalmente se producen entre los meses de octubre y abril, aunque con mayor frecuencia en diciembre y enero. Si bien se emiten las alertas meteorológicas (en el Mercosur, países como Uruguay, Brasil y Argentina), no hay medición o estadísticas que indiquen la cantidad de tornados que se generan cada año en el Pasillo de los Tornados, pero se sabe que el número es inferior al de Estados Unidos. Son de menor intensidad, ya que la mayoría son tornados de escala EF0, EF1 y EF2, mientras que el que asoló la ciudad de Dolores fue calificado por los técnicos como F3.
Qué dicen en Metsul de Brasil
Técnicos de la empresa brasilera Metsul establecen que "los tornados no son raros en Uruguay. El país tiene un historial del fenómeno con algunos casos graves de víctimas y destrucción. Uruguay está en el corredor de tornados de América del sur".

Aclaran, por otra parte, que "mucho se cuestiona en estas horas el hecho de haber habido previsión por los órganos locales, a quien corresponde hacer las advertencias. El riesgo puede ser anticipado, pero precisar en qué lugar exacto puede ser alcanzado por un tornado sólo es posible con el fenómeno ya formado, justo unos minutos antes".

"Y el Uruguay, como en el estado de Río Grande del Sur, no tiene la tecnología para ello. Y aunque lo tuviera, no hay sistema de comunicación instantánea de emergencia por los medios de comunicación o sirenas que permitiera alertar, ni tampoco las ciudades tienen refugios subterráneos designados", afirman los meteorólogos Estael Sias y Luiz Fernando Nachtigall.
Fuente: Diario El Telégrafo.