CENTRO DE ESTUDIOS WILHELM REICH

INVESTIGACIÓN, FORMACIÓN, BIOTERAPIA

lunes, 20 de septiembre de 2010

domingo, 19 de septiembre de 2010

El largo exilio de Wilhelm Reich

ANTONIO DE SENILLOSA

En 1960, el periodista - investigador - ensayista - historiador - sociólogo - ideólogo y catedrático norteamericano Paul Goodman reunió en el campus de la Universidad de Berkeley (California) a un grupo de floridos - dopados - frustrados y utópicos estudiantes adoradores de Allen Ginsberg y de su himno, El alarido. Muchos de aquellos propietarios de cromáticos Mustang no estaban en conociones de deletrear su propio nombre, pero Goodman un lírico liberal después de todo, tenía fundadas esperanzas de que alguno de los allí congregados conociera a Wilhelm Reich. De los muchachos desparramados por el césped que sabían recitar de carrerilla los versos - imprecaciones del poeta esquimal Sivoangnag («Ven, dice, tú que estás ahí afuera; ven, dice, tú que estás ahí-afuera; ven, dice, tú que estás ahí-afuera / Tu Sivoarignag te ruega que vengas. / Te dice que entres en él / Ven, dice, tú que estás ahí-afuera»), ninguno había oído hablar de Wilhelm Reich, pese a que ellos, para hacer ostentación de sus conocimientos sobre el sexo, acababan de invadir las casas de putas de Los Angeles, en donde, en vez de practicar los habituales ejercicios, se dedicaron a tirar sobre las pensionistas montañas de papel confetti fabricado con billetes de diez dólares.Goodman estaba desolado. En sus obras había reflexionado sobre las nefastas consecuencias de las alternativas tecnocráticas, algo que Reich señaló ya treinta años antes. En The diggers in 1984 mostraba su sociología visionaria; en The small community y en All thing common trabajó a fondo el tema comunitario, inspirandose en las teorías que Reich había transmitido a A. S. Neill, fundador de Summerhill. Pero Goodman hizo algo más: escribió una serie de cuentos cortos, Adam and his works, en donde con maestría increíble sintetizó algunas de las teorías de Wilhelm Reich: el socialismo, el misticismo taoísta-gestalt, la salud corporal y, obviamente, la sexualidad.


En 1969, mientras Goodman dedicaba sus ocios a escribir un memorable ensayo destruyendo el mito J. F. Kennedy -Like a conquered province, libro que hizo polvo todo el andamiaje Camelot ideado por Ted Sorensen y Arthur M. Schlesinger-, unos estudiantes que vagaban por el Sena decidieron hacer estallar una rosa en el mapa de Europa, convirtiendo a París en un prado minado por la imaginación y los cascos de botella. Goodman, gran pope de la contracultura, cruzó el charco para comprobar cómo iban las cosas por París.

Conversó con Sauvre, admiró a Barrault, se aburrió con John Bendit. En el cabaret The Blue Note, Paul Goodman se encontró con los compatriotas exiliados de siempre, músicos blancos y negros, distinción que, tratándose de jazz, es imprescindible hacer en Francia, tal como lo indican las leyes dictadas por el papa Hugues Panassié y su acólita-consorte Madeleine Gautier. Allí estaba el trompetista Chet Baker -blanco-, huido de Roma por deferencia de la brigada antidrogas; el cantante de blues Jack Dupree -negro-, que se negaba terminantemente a vivir en su ciudad natal, New Orleans, «un campo de concentración en donde la policía te echa los perros para que te coman el culo»; el pianista George Shearing -ciego, inglés y blanco-, intérprete favorito de Norman Mailer, y Charlie Bird Parker -negro-, que no actuaba en The Blue Note ni en ningún otro sitio, pues había ligado con una condesa multimillonaria que prefería la cama al saxofón, ya que ella «a-do-ra-ba el jazz», en especial si venía envasado en piel retinta.

Paul Goodman maldecía su suerte; para encontrarse con todos esos hipsters (negros-blancos amantes del swing) no hacía falta estar en París, pues en San Diego los llabía a millares. Salió a la calle y, esta vez, la rosa de mayo estalló para él; un grupito de muchachos estaba quemando Salut les copains; otro, más numeroso, disparaba contra una pared un texto aerosolado. Goodman se acercó a ellos y leyó: «Wilhelm Reich, te amamos». Entonces comprendió que el gran mago del sexo había regresado a Europa y que el viaje no había sido en vano.

Reich apenas habló sobre su niñez y lo poco que se sabe de ella se debe a llse Ollendorff, su tercera mujer. En la partida de nacimiento se lee que pegó los primeros vagidos en Dobrzcynica, zona de Galitzia pespunteada en aquel momento a favor del imperio austríaco. Los progenitores -el padre, un bruto, y la madre hermosa, pero tontaina- eran judíos, pero no al estilo de Ben Gurion, lo que quiere decir que no estaban dispuestos a trasladarse a Israel a plantar nabos por el día y empuñar el fusil por la noche.

Wilhelm tuvo un hermano, Robert, del cual tampoco se conoce mucho; en realidad, a Reich la familia le importaba una higa. Aunque no acudía la la sinagoga ni atado con una cuerda, tuvo muy buenos preceptores que le instruyeron adecuadamente para que ingresara en el Gymnasium de Czernowitz con brillantez.

Su madre se suicida en 1911; en 1914 muere el padre, que, pese a ser un animal, tuvo la previsión de asegurar su vida en una suma altísima que, por supuesto, heredó Wilhelm como primogénito. Ese mismo año su padre y él, pues, pasaron a mejor vida, aunque de distinta manera ambos. Wilhelm Reich se une entonces al Ejército austríaco y gana el rango de oficial; tiene diecinueve años, la guerra ha terminado, ingresa en la facultad de Derecho y abandona las leyes a los seis meses traspasando su vocación a la facultad de Medicina, donde reduce la carrera, de seis años de duración, a cuatro. Todo un síntoma.

En 1919 un compañero de estudios tiene la buena idea de invitar a Wilhelm a una conferencia sobre el psicoanálisis; lo que escucha le marca a sangre y fuego. Su interés es tan profundo que escribe una tesis: Conflictos de la líbido y alucinaciones, con lo cual consigue formar parte de la Sociedad Psicoanalítica de Viena, regida por el dictador Segismundo Freud, un sabio al que, como al escritor Jorge Luis Borges, todos los años le prometían el Premio Nobel.

Las peleas entre Reich y Freud dentro de la Sociedad Psicoanalítica fueron épicas y forman parte del folklore biográfico de ambos. Freud le exigía que estudiara -¡y memorizara! - la tesis de la libido en los fundamentos biológicos de los impulsos sexuales, y Reich se empeñaba en hacerlo tratando de conciliar los conceptos marxistas con la salud mental del proletariado y el orgasmo; una tarea, si se me permite decirlo, algo espinosa.

Reich tiene tan sólo veintiséis años y su fama es ya reconocida por toda Europa. Trabaja como asistente personal de Freud, visita todos los guetos de Viena explicando y demostrando los beneficios de la higiene sexual a obreros cargados de hijos, publica folletos y libros -Dialéctica y psicología, Excitación sexual y satisfacción sexual, Madurez sexual, abstinencia y moralidad marital, etcétera-. En ese momento suceden dos hechos: se hace comunista y se traslada a Berlín.

El compromiso de Reich con el partido es total y de una inocencia infantil. Veinte mil militantes de la delegación berlinesa del Partido Comunista aprueban una plataforma que Reich tituló Asociación Alemana para la Política Sexual del Proletariado, con unos puntos que si hoy escandalizarían a las almas pacatas, en aquella época desataron todas las iras de los rigurosos aduaneros del pudor. He ahí los ocho puntos que proponía Reich: 1, mejores condiciones de viviendas para las masas; 2, abolición de las leyes contra el aborto y la homosexualidad; 3, modificación de las leyes de matrimonio y divorcio; 4, instrucción libre sobre el control de nacimientos y anticonceptivos; 5, protección sanitaria para madres y niños; 6, guarderías en las fábricas y otros centros de trabajo; 7, abolición de las leyes que prohiben la educación sexual, y 8, licencias a los presos para visitar sus hogares. Con este programa consigue Reich tres cosas saludables: a) ser expulsado del Partido Comunista alemán, b) ser expulsado de Alemania por los nazis y c) ser expulsado del hogar por su mujer, Annie, la cual, ateniéndose a la cláusula 3 de Reich, pide el divorcio.

Su exilio en Escandinavia lo narra él mismo en People in trouble. En Suecia conoce a la que será su segunda mujer, Elsa Lindenberg, antigua militante de la Rote Hilfe (Socorro Rojo) de Berlín, bailarina de ballet, terapeuta corporal y, según todos los indicios, una de las incontables amantes del réprobo comunista Arthur Koestler. Hace esporádicos viajes a Zurich, París y Londres; conoce al antropólogo Malinowski, experimenta sobre biones y filma el desarrollo de las amebas y otros protozoarios a cámara lenta, una técnica que, veinticinco años después, reprodujo exactamente el doctor Román Vishiniak, patrocinado por la National Science Foundation, mientras los archivos de Reich eran devorados por las polillas en Forest Hills.

Reich, enn su período escandinavo, persiste en su idea de codificar sexo, psicoanálisis y política en un todo coherente. Inventa el término «sexual-politik», con lo cual recoge, otra vez, los puntapiés de todo el mundo: los comunistas, los nazis, los católicos, los burgueses, la hija de Freud, los científicos y los analistas.

Quienes quieren quemar vivo a Reich hacen cola en las iglesias, las universidades, las embajadas y los cuartelillos de policía. Sus libros, escritos en lenguaje llano, no son muy analizados ni discutidos por la sencilla razón de que son muy pocos quienes se toman la molestia de leerlos. El quid del problema son sus artilugios, esos misteriosos aparatos que fabrica Reich con sus propias manos. Ahora la tienen tomada con un oscilógrafo, aplicado a un hombre y una mujer y con el cual Reich registra los estímulos contrarios -sal y azúcar en la lengua, el roce de las manos sobre la piel seguido de unos pellizcos, etcétera- Los ignorantes pensaban: «Vamos, vamos, eso es pecado », pero no lo era todavía. Ya llegaría.

Repudiado por sus colegas, Reich -tiene que firmar los trabajos amparado en seudónimos. Los puritanos leen tan sólo los títulos: El reflejo del orgasmo, Reflejo del orgasmo, postura muscular y expresión corporal, unas investigaciones que treinta años más tarde sirvieron para que unos astutos directores de teatro asombraran a sus bobalicones alumnos con aspiraciones de actores, «trabajándolos» a base de mucha expresión corporal, un poco de postura muscular y, si se cuadra, algún que otro reflejo, es decir, tensión-carga, descarga-relajación, que es lo que demostraba Reich que la humanidad venía practicando desde los tiempos de Adán y Eva.

Los ataques no cesan. En sólo un año los periódicos noruegos consignan más de cien artículos acusándole de «pornógrafo judío» y de «fraudulento del psicoanálisis». Para terminar con semejante persecución, Reich decide emigrar a Estados Unidos.

Unos días antes de embarcar para Nueva York, en una reunión, un amigo le presenta al heredero de Vishnú, el etéreo Krishrtamurti, diciéndole: «Este es el hombre más parecido a Cristo», a lo cual Reich replicó: «Si es así, ¿cómo es que todavía no lo han asesinado?»

viernes, 10 de septiembre de 2010

UNA BIOGRAFÍA por Ilse Ollendorf de Reich

odo lo que sabemos de la primera infancia de Wilhelm Reich proviene de sus propios relatos a familiares y amigos. Nació el 24 de marzo de 1897 en Dobrzcynica, en la Galitzia austríaca. Su padre, León Reich era, al igual que el padre de Freud, judío asimilado: hablaba únicamente alemán con su esposa y sus hijos, y no dio a sus niños una educación religiosa judía tradicional. La madre, Cecilia Roniger, provenía de una región perteneciente a la actual Rumania. Ambas ramas de la familia gozaban de buena posición económica, y eran respetadas socialmente.



Luego del nacimiento de Wilhelm, la familia se trasladó a Jujinetz, en la parte ucraniana de Austria, a una gran propiedad en Bucovina dedicada a la cría de ganado que llegó a pertenecer por entero a León Reich. Allí vivían el matrimonio y sus dos hijos, Wilhelm y Robert, tres años menor. Reich recibió instrucción básica en su propia casa con dos preceptores que lo prepararon para ingresar a los 14 años al Gymnasium alemán de Czernowitz. Poco antes su madre se había suicidado. El padre, que nunca logró recuperarse de esta pérdida, murió tres años más tarde, en 1914, a consecuencia de una tuberculosis pulmonar. A partir de ese momento, el joven Wilhelm se hizo cargo de la finca familiar mientras continuaba con sus estudios. Aprobó sus exámenes en 1915. En esa época la región se convirtió en campo de batalla de la Primera Guerra Mundial. Reich se unió al ejército austríaco, donde obtuvo el rango de oficial en 1916. A fines de 1918 Reich regresó a Viena convertido en un joven veterano de guerra. Inició los estudios de Derecho, pero al cabo del primer semestre decidió inscribirse en la Facultad de Medicina, donde completó en sólo cuatro los seis años de la carrera. Wilhelm compartía un pequeño departamento con su hermano Robert y otro estudiante. Fueron años de extrema pobreza, frío y aún hambre: la finca familiar se había perdido a causa de la guerra, el seguro de vida que León Reich había contratado nunca pudo cobrarse. En una ocasión se vieron obligados a vender los pocos objetos que conservaban para sobrevivir un par de meses. Reich vestía su uniforme y abrigo militar: no tenía un traje civil. Obtuvo los libros e instrumentos necesarios gracias a préstamos y donaciones de la Sociedad Médica de Viena. Luego de los primeros semestres logró ganar algún dinero preparando alumnos en las materias que ya había aprobado.

En 1919, estando en la universidad, organizó y dirigió el Seminario de Sexología de los estudiantes de medicina de la Facultad de Viena. Después de completar su formación , incluyendo su proceso analítico en 1920, lo nombran miembro de la Sociedad Psicoanalítica de Viena, dirigida en ese momento por Sigmund Freud. Fue su asistente. En 1921 se casa con Annie Pink. En 1922 estudia Neuropsiquiatría en la Clínica Universitaria de Neurología y Psiquiatría. Durante 1928 ocupa el cargo de vicedirector de la Sociedad Psicoanalítica.
Asistió durante un año a los pacientes de la sección "perturbados". Esta sección estaba dirigida por el Dr Paul Schilder. En paralelo asiste a los cursos de biología y conferencias del profesor Krammerer ( Facultad de Zoología de Viena). Desde 1924 a 1930 ocupa el cargo de Director de Seminario de Terapia Psicoanalítica de Viena.

Inicia una revisión de la técnica psicoanalítica que cristaliza en cambios significativos: una técnica bien definida de análisis de las resistencias, el Análisis del Carácter. A partir de 1924 inicia sus investigaciones sobre la etiología social de las neurosis y las continuó en los centros de consulta para la Higiene Mental en diversos barrios de Viena.


Dio conferencias, escribió artículos, organizó clínicas y centros de consulta para la higiene mental y sexual. Tenía una amplia clientela como psiquiatra y como psicoterapeuta. Ejercía como docente, conferenciante y organizador en los Institutos de Viena y Berlín. En 1924 nace su primera hija, Eva y en 1928 Lore, su segunda hija.


En 1927 se publica su libro " La función del Orgasmo". Las actividades políticas de Reich comenzaron a disgustar cada vez más a la Sociedad Psicoanalítica de Viena. Por consejo de Freud y de algunos colegas viaja a Berlín para comenzar un proceso de Análisis personal con Rado.
En 1930, con su traslado a Berlín, comenzó una larga serie de años inseguros. El haber expuesto la base psicológica del fascismo lo convirtió en un hombre peligroso para los nazis, quienes trataron de detenerlo al llegar al poder. En 1931 se crea la Asociación Alemana para una Política Sexual Proletaria (Sexpol). Inmediatamente publicaron algunos folletos sobre educación sexual de los niños ("Si tu hijo te pregunta" y "La lucha sexual de los jóvenes").
Reich extendió su crítica de las costumbres burguesas basándose en los estudios antropológicos de Malinowski sobre los habitantes de las islas Trobiand y trató de dar una explicación teórica del desarrollo de la condición del hombre, del matriarcado al patriarcado y de la sociedad autoritaria.

El aporte activo de Reich a los dispensarios de Higiene Mental y el constante aumento de miembros entre 1931-32 encontraron creciente oposición por parte de los fucionarios políticos del partido comunista alemán. Temían que el desviar el interés hacia problemas de higiene mental pudiera debilitar el ardor revolucionario del partido. Fue oficialmente expulsado en 1933. En marzo de 1933 Reich deja Alemania y regresa a Viena. Se separa de su esposa Annie Pink.


Por invitación del Dr. Leunbach decidió trasladarse a Copenhague. El gobierno danés le revocó su permiso de residencia seis meses más tarde. Reich realizó entonces un pequeño recorrido por Europa buscando un lugar para continuar su trabajo. Visitó Inglaterra, París y Zurich, y regresó a Dinamarca viajando a través de Austria, Checoslovaquia y Alemania. Aunque era riesgoso deseaba tener una impresión personal de la vida bajo el régimen de Hitler. Relató esta experiencia en un tratado breve "Was ist Klassen Bewusstsein?" (¿Qué es la Conciencia de Clase?) bajo el seudónimo de Ernest Parell. Finalmente en septiembre de 1933 se instaló en Malmo, Suecia. Para esa época, su relación con Elsa Lindenberg, su segunda pareja, se había consolidado.

Se habian conocido en mayo de 1932 en Berlín. En junio de 1934 le fue revocado su permiso de residencia y trabajo en Suecia. Reich pasó sus vacaciones de verano ilegalmente en una casa de campo en Dinamarca, con sus hijas.
En agosto de 1934, en el XIII Congreso Psicoanalítico Internacional en Lucerna, Suiza se produjo su ruptura definitiva con la Sociedad Psicoanalítica Internacional. En esa ocasión, Reich expuso como conferenciante invitado un trabajo titulado : "Psychischer Kontakt und Vegetative Stromung" (Contacto Psíquico y Corrientes Vegetativas) publicado más tarde, en 1937, por la SexPol Verlag.

En octubre de 1934 Reich se trasladó junto con Elsa Lindenberg a Oslo, Noruega. Sus hijas se quedaron en Viena, con su madre.
Reich inició en esa época sus experimentos acerca de las variaciones en las corrientes bioeléctricas en la superficie de la piel y las mucosas, y su relación con las sensaciones. Estas experiencias se realizaron en los laboratorios del Instituto Psicológico de la Universidad de Oslo, donde había sido invitado por el Dr. Harald Schjelderup. Las mediciones se realizaban conectando un oscilógrafo a la superficie de la piel en distintas zonas del cuerpo, incluidas las zonas erógenas, y registrando las variaciones del potencial eléctrico de acuerdo con los estímulos. Las lecturas del aparato eran correlacionadas paso a paso con las sensaciones subjetivas del sujeto experimental. Los resultados fueron publicados en 1937 por la SexPol Verlag bajo el título: "Experimentelle Erlegbenisse uber die Elektrische Funktion von Sexualitat und Angst" (Conclusiones Experimentales acerca de la Función Eléctrica de la Sexualidad y la Angustia). Reich consideraba haber demostrado experimentalmente el fundamento biológico de la antítesis placer (sexualidad/libido) - angustia, al comprobar que en el placer la energía vital (una de cuyas manifestaciones es la variación del potencial eléctrico en la piel) se concentra en la periferia del organismo, mientras que en los estados de angustia se dirige en la dirección opuesta, hacia el centro (opresión en el pecho, extremidades frías).
Entre 1934 y 1939 Reich publicó innumerables artículos en la revista de la SexPol , "Verlag".

En febrero de 1936, junto con un grupo de colegas y amigos escandinavos, fundó su primera organización propia: el Institut fur Sexualokonomische Lebensforschung (Instituto para la Bioinvestigación Sexoeconómica). Allí desarrolló su nueva técnica terapéutica: la Vegetoterapia. Profundizaba el carácter activo de su forma de trabajo al incidir en la musculatura acorazada del paciente. Algunos resultados fueron publicados en la revista de la SexPol a principios de 1937 en el artículo "Der Orgasmusreflex", (El Reflejo del Orgasmo) y en su libro Orgasmusreflex, Muskelhantung und Korperausdruck, (Reflejo del Orgasmo, Postura Muscular y Expresión Corporal).


Reich decidió profundizar su investigación acerca del carácter biológico de la oposición placer - angustia. Supuso que el flujo (pulsación) periferia - centro de la energía vital,debía ser más directamente observable en los organismos más simples. Inició entonces sus experiencias con protozoarios vivos, que desembocaron en el estudio de los biones, pequeñas vesículas pulsátiles cargadas bioeléctricamente. Los resultados se publicaron en 1937 en un informe preliminar en la revista de la SexPol, y en el libro Die Bione, (Los Biones), en 1938. Esta serie de experimentos derivó finalmente en el estudio de los procesos de desintegración y putrefacción del tejido vivo, y en la formación de células cancerosas. Los experimentos sobre el desarrollo de tumores cancerosos en ratones se iniciaron en Oslo, en 1937.

En septiembre de 1937 se inició una campaña pública de desprestigio que se extendió hasta noviembre de 1938. Abarcó más de cien artículos periodísticos, publicados en los principales diarios de Noruega. Se detuvo sólo cuando se hizo pública la decisión de Reich de abandonar Noruega para instalarse en los Estados Unidos. Esta nueva partida implicó no sólo la disolución de la primera organización, el Instituto, sino también el fin de su relación con Elsa Lindenberg.


En la primavera de 1939 Reich recibió un contrato de la New School of Social Research de Nueva York, con la designación para el cargo de Profesor Asociado en la cátedra de Psicología Médica. El laboratorio de Oslo fue desmantelado y una de sus asistentes viajó en mayo a Nueva York para continuar con los cultivos. Las pertenencias personales de Reich (incluída su biblioteca) fueron empaquetadas y enviadas a los Estados Unidos.

A causa de una demora en su visado Reich se vio obligado a permanecer en Noruega. Vivió las tres últimas semanas sólo en una casa prestada por amigos. Dejó Oslo el 19 de agosto de 1939, y llegó a Nueva York unos días antes del estallido de la Segunda guerra mundial.

Reich conoce allí a Ilse Ollendorff con quien se casa el día de Navidad. Ilse comienza a trabajar como su secretaria y asistente. Aprende a hacer caldos de cultivo, a esterilizar vidrios y a usar el microscopio.
En julio de 1940 Reich decidió tomarse un mes de vacaciones en Maine. El lugar le pareció un paraje ideal para combinar trabajo y vacaciones.

De regreso a Nueva York, el trabajo experimental con los fenómenos de la energía recibió un nuevo ímpetu gracias a las observaciones hechas en Maine. Y en el otoño de 1940 costruyó los primeros acumuladores de energía orgón para usarlos experimentalmente con ratones. Había observado que la materia orgánica atrae la energía orgón y la absorbe, mientras que los metales la atraen pero la repelen. Los acumuladores fueron construidos sobre este principio.

El primer acumulador para usar en seres humanos fue construido en diciembre de 1940.

En la primavera de 1941 comenzó el trabajo en el laboratorio con experimentos sobre los primeros pacientes humanos con cáncer. Estos pacientes, enviados por médicos, eran considerados todos, casos sin esperanza, ya en los últimos estadíos de la enfermedad. La explicación teórica del efecto del acumulador en los organismos biológicos es la siguiente: la energía orgón concentrada obra recíprocamente con la energía del organismo, fortaleciéndola y por ende capacitándola para combatir cualquier perturbación en el flujo de energía. El uso de acumulador nunca fue intentado como una cura para todas las enfermedades, sino más bien como un medio para fortalecer el cuerpo en su lucha contra la enfermedad.

Los experimentos con el acumulador de orgón fueron descriptos en su libro: "La Biopatía del Cancer" .

En ese mismo año, Reich visitó a Einstein y le habló de su hallazgo más importante, es decir, de la diferencia de temperatura dentro y fuera del acumulador. Le deja un acumulador para que Einstein pueda investigar. Al cabo de un tiempo, Einstein escribió que había confirmado los hallazgos de Reich, pero daba una interpretación distinta a la diferencia de temperatura. En un minucioso escrito científico Reich refutó la interpretación de Einstein, quien por razones desconocidas nunca respondió. Mucho despúes, en 1953, Reich publicó la correspondencia entre ambos, con el título: "The Einstein Affair".


En 1942 compró una granja abandonada, de 115 has de tierra en Maine; esta iba a convertirse en Orgonón. Fue la residencia de Reich hasta su muerte, salvo una interrupción después del experimento Oranur en 1950-51.
En abril de 1944 nace su hijo Peter.

El trabajo experimental, tanto en pacientes con cáncer como en los aspectos biofísicos de la energía orgón continuó sin disminuir a lo largo de lo años siguientes.
En 1945 construye el laboratorio en Orgonón.

El 28 de mayo de 1946, después de una larga entrevista, Reich se convirtió en ciudadano americano.

En ese mismo año comenzó a trabajar en su libro: "Discurso al hombre pequeño". La decisión de publicarlo dos años más tarde surgió sólo después de los muchos artículos desagradables y calumniosos sobre Reich aparecidos en 1947.
El año 1947 trajo varios acontecimientos positivos y negativos. Del lado positivo estuvieron la creciente adhesión al trabajo de Reich. Del negativo, una maligna campaña en los principales periódicos contra el trabajo de Reich; y como resultado una investigación de la Food and Drug Administration

La animosidad política se manifestó en el ataque que empezó ese año con un artículo presentado por Mildred Edie Brady bajo el título: "El nuevo culto del sexo y la anarquía". Toda la historia de la señora Brady y la "campaña americana" fue descrita por el Dr. Wolfe en 1948 bajo el título "La plaga emocional contra la biofísica del orgón", publicada por la Orgone Institute Press.

A pesar de ello, en el invierno de 1947-48, había mucho interés público y científico en el trabajo de Reich en general, y especialmente en la terapia del orgón. Los conceptos de reich publicados, se habían ido difundiendo lentamente. El número de personas que se adiestraban iba en aumento y su formación ocupaba a Reich varias horas al día, mientras los experimentos biológicos y biofísicos de laboratorio seguían intensificándose.
En 1948 se levantó el Observatorio de Energía Orgón.

Ese mismo año se realizó la primera Convención Orgonómica Internacional.
Junto con su amigo A. S. Neill, elabora el concepto de auto-regulación y funda el "Orgonomic Infant Research Centre" dedicado al cuidado y educación de las madres embarazadas y a la prevención de la coraza caracteriológica de los niños y adolescentes.

A fin de presentar un frente unido contra los ataques a Reich y a la orgonterapia, veintitrés médicos que practicaban la terapia de orgón formaron la Asociación Americana para la Orgonomía Médica.

En 1950 se crea la Clínica de Diagnóstico del Instituto de Orgón en Forest Hills, bajo la dirección de Reich.

Durante sus investigaciones sobre la energía orgónica, Reich había encontrado diversos fenómenos que podían indicar una especie de antagonismo entre la energía orgónica y la radioactividad. Pensó entonces, que tal vez fuese posible utilizar el orgón como defensa contra la radiactividad. En otoño de 1950 realizó un experimento con el que se esperaba que el orgón debilitara la radioactividad. Pero se produjo algo completamente distinto: La radioactividad activó, "excitó" o estimuló el orgón. A pesar de todo esto, el experimento, que Reich llamó ORANUR, dio resultados válidos e importantes porque aclaró muchos aspectos de la actividad orgónica. Muchas de las investigaciones posteriores efectuadas por Reich se basaron en los resultados de Oranur.
En 1951 se publicaron dos libros: "El eter, Dios, y el diablo" y " Superimposición Cósmica". En 1952 se construye el primer aparato rompe nubes, a raiz de sus observaciones el Orión en la atmósfera.

En febrero de 1954 la Food and Drug Administration avisa, de forma amenzadora a Reich y le insta suspender la distribución de los acumuladores de orgón y de toda la literatura publicada por el Orgone Institute. En agosto de ese mismo año Reich se separa de Ilse Ollendorff.
En octubre de 1954 se traslada a Arizona para la OROP DESERT. Fue un éxito, se produjo lluvia y los sectores que eran totalmente secos mostraron una nueva vida. Era tan grande el interés público que todo el procedimiento fue televisado en Arizona.

Desde el momento en que Reich recibió la prohibición en febrero de 1954, hasta la disposición final en 1957, pasó una gran parte de su tiempo apartado de sus investigaciones científicas, trabajando en los temas referidos al ataque legal a su trabajo.

El juicio comenzó el 3 de Mayo de 1956. El motivo fue la violación a la prohibición que vedaba a Reich la distribución de acumuladores y de sus libros. El 25 de Mayo fue condenado a prisión por dos años. El 12 de marzo de 1957 es encarcelado. Muere en prisión el 3 de noviembre de ese mismo año. Si bien el diagnóstico oficial fue de "crisis cardíaca", como causa de su muerte, hasta el día de hoy quedaron verdaderas dudas de que fuera en verdad ese el desencadenante de su fallecimiento.

Texto extraido del libro: "Wilhelm Reich, Una Biografía Personal"
Ilse Ollendorf de Reich

miércoles, 8 de septiembre de 2010